Australia organiza un supuesto referéndum sobre el matrimonio homosexual

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Australia organiza un supuesto referéndum sobre el matrimonio homosexual

[blogMensGo, blog gay del 14-09-1017] El gobierno australiano lanzó el pasado 11 de septiembre un referéndum consultivo por vía postal preguntando a los ciudadanos si aceptan la apertura del matrimonio a parejas del mismo sexo en Australia. El procedimiento durará dos meses y los resultados se conocerán el 15 de noviembre de 2017, pero el mecanismo del escrutinio parece incierto.

Actualización del 23-10-2017. El Sí a la cabeza de los sondeos (leer al final del artículo).

El Primer ministro liberal, Malcolm Turnbull, se muestra favorable al matrimonio homosexual. La oposición laborista y ecologista se muestra también a favor. Pero la oposición reclamaba una votación parlamentaria mientras que el Primer ministro federal quería imponer la celebración de un referéndum nacional sobre el tema sin pasar por el Senado, donde la coalición en el poder es minoritaria.

El mejor argumento a favor del matrimonio homosexual es el que se difunde en la propia familia – pero no se trata de una familia política:

Tras meses de negociaciones, el gobierno de Turnbull ha optado por un referéndum que en realidad no lo es.

Should the law be changed to allow same-sex couples to marry?
(¿Habría que modificar la ley para permitir casarse a las parejas del mismo sexo?)

Se trata de un referéndum postal de participación facultativa y con un resultado meramente consultivo, cuando en Australia, en principio, la participación en un referéndum es obligatoria y el resultado del escrutinio es vinculante.

Si el escrutinio postal dice Sí al matrimonio homosexual, el Parlamento federal podrá incluirlo en su agenda. Si se impone el No, entonces la legalización del matrimonio homosexual tendrá que esperar a un cambio de gobierno.

Es más fácil esquilar ovejas que votar, porque no hace falta ir hasta la oficina de correos... ©equalitycampaign.org.au

Entre el 60 % y el 70 % de la población australiana se muestra favorable al matrimonio entre personas del mismo sexo, según los sondeos de estos últimos años. En cambio, la participación en el referéndum postal introduce una doble incertidumbre sobre el índice de participación y sobre la incitación a participar. Además, el hecho de que se trate de una consulta por vía postal, y no de un escrutinio donde se mete la papeleta en una urna o se envía un mensaje electrónico, no se corresponde con las costumbres del electorado más joven, es decir el electorado más favorable al matrimonio homosexual.

De cara al resultado hipotético de la consulta, los defensores del Sí y los del No se esfuerzan por convencer al electorado para que vote a su favor.

Es tan fácil que resulta difícil equivocarse. ©equalitycampaign.org.au

Diversos colectivos cercanos a medios cristianos integristas (empezando por el ex Primer ministro Tony Abbott, cuya hermana es lesbiana militante) emplean argumentos claramente homófobos. Una de sus campañas afirma, por ejemplo, que la legalización del matrimonio homosexual obligará a los niños a llevar vestido al colegio. Por otra parte, la oposición ecologista y laborista se negaba a la celebración de un referéndum para evitar la propagación y la banalización de los discursos homófobos, prefiriendo un debate y una votación parlamentaria.

El principal desafío de las asociaciones LGBT australianas consiste en atraer a los más jóvenes hasta una oficina de correos para enviar su papeleta. Para hacerlo, se utilizan de manera activa internet y las redes sociales. Una sección de preguntas frecuentes explica a los votantes cómo votar Sí y qué sucedería si venciera el No. Del mismo modo, un argumentario online se propone refutar todos los argumentos homófobos.

Más viral todavía es una campaña friendly que invita a los votantes a mostrar sus guirnaldas luminosas (#putoutyourfairylights), formando con ellas la palabra YES.

Vemos también florecer en Australia el hashtag #RingYourRellos (llama a tus viejos), inspirado en el hashtag #RingYourGranny (llama a tu abuela) que se puso de moda poco antes del referéndum sobre el matrimonio homosexual en Irlanda. El resultado: vídeos minimalistas y conmovedores, como este de Lisa, que concluye este artículo en forma de happy end.

Actualización del 26-09-2017. La tarde del 25 de septiembre, la Australian Bureau of Statistics (ABS) había enviado la totalidad de las 16 millones de papeletas de voto. Los votantes que no hayan recibido la suya tienen hasta el 20 de octubre para solicitar una papeleta de recambio o para retirar una de una oficina autorizada. Una misma persona no podrá votar dos veces, porque cada papeleta es única y una papeleta de recambio anula aquella a la que reemplaza.

Los votos deberán enviarse antes del 27 de octubre y, como muy tarde, el 7 de noviembre, último plazo. La ABS publicará los resultados oficiales de la consulta el 15 de noviembre de 2017 en su página web.

Poco después, si vence el Sí, se presentará en el Parlamento una proposición de ley que será objeto de un escrutinio sin consigna de voto durante las dos semanas siguientes, es decir a finales de noviembre o principios de diciembre. Diversos diputados favorables al No han hecho saber que votarían Sí en caso de que el referéndum diese la mayoría a esa opción.

En este contexto tan particular desfilaron más de 10 000 personas el pasado 23 de septiembre con motivo del Brisbane Pride 2017. Sin contar con los centenares o miles de personas que las aclamaban desde sus casas y no dudaban en alzar banderas arcoíris desde sus balcones. Aquí un breve resumen grabado por Easton Peloe:

Más de 100 escritores, artistas, cineastas y personalidades australianas de la cultura, como el premio Nobel de literatura de origen sudafricano J. M. Coetzee, firmaron además una carta abierta animando a sus compatriotas a votar Sí.

In the interest of fairness, equality and social reform, we encourage Australians to vote Yes in the same-sex marriage postal survey.
(Por el bien de la justicia, la igualdad y la reforma social, animamos a los australianos a votar Sí en la consulta postal sobre el matrimonio igualitario).

La mayor parte de los firmantes gozan de popularidad dentro de Australia, pero algunos destacan entre la multitud, como por ejemplo los escritores Helen Garner, David Malouf y Christos Tsiolkas.

Aquí debajo, actualización del 23-10-2017.

Hacia una amplia victoria del SÍ al matrimonio homosexual

Según un sondeo de Newspoll publicado por The Australian el pasado 18 de octubre, el Sí se impondría muy holgadamente.

El 15 de octubre, es decir doce días antes del fin del escrutinio, las personas que ya habían votado se repartían entre el 59 % a favor del Sí, el 38 % por el No y el 3 % no especificado. Entre los que todavía no habían votado, la tasa del No sigue siendo estable (37 %), pero la elevada tasa de indecisión (14 %) explica la caída aparente de intención de voto por el Sí (49 %).
Y en el conjunto general de votantes (que hayan votado ya o no), el Sí alcanza el 56 % y el No se queda con el 37 %, con pocos indecisos (7 %) que puedan invertir la tendencia.

El 13 de octubre, el Australian Bureau of Statistics ya había recibido el 67,5 % de las papeletas de voto, mientras que el sondeo de Newspoll estimaba el índice de participación en el 65 % dos días más tarde. Según Newspoll, a mediados de octubre solo quedaba un 32,5 % de votantes por participar en el referéndum. Dicho de otro modo, y siempre según los cálculos de Newspoll, matemáticamente el No solo podría vender si obtuviese las tres cuartas partes (74 %) de los votos aún no enviados.

Sondeo parcial, pero ilustrativo. 🙂 © Newspoll /The Australian

No votarán todos, pero merece la pena destacar el alto índice de participación. Además del 65 % que dice haber votado ya, Newspoll estima que en torno al 19 % lo hará « sin duda » y el 6 % lo hará « probablemente ». Eso permite augurar un índice de participación casi seguro de al menos el 84 %, incluso del 90 % (lo que, para una simple consulta popular, sería enorme).

El índice de participación varía de manera considerable en función de las franjas de edad.
Solo el 57 % de las personas de entre 18 y 34 años y el 63 % de las personas de entre 35 y 49 años habían votado ya a mediados de octubre, pero con intenciones de voto a favor del Sí del 66 % y del 56 % respectivamente.
Proporcionalmente más predispuestas a votar y menos favorables al Sí son las personas mayores, al menos según las cifras de intención de voto. Mientras que el 71 % de personas de entre 50 y 64 años ya ha votado, esta franja de edad otorga al Sí un 52 % de intención de voto (y el 6 % de indecisos no puede invertir la tendencia). Tres cuartas partes (74 %) de las personas de 65 años en adelante ya han votado, y el Sí solo obtiene un 44 % de sus intenciones de voto, pero los indecisos (7 %) pueden hacer bascular esta franja de edad hacia cualquiera de los dos resultados.

Metodología. Sondeo realizado del 12 al 15 de octubre de 2017 por Newspoll a una muestra de 1583 personas en edad de votar. Muestra nacional, urbana y rural, escogida proporcionalmente en función de la distribución sociodemográfica real. Margen de error de ±2,5 puntos.

Philca & carram / MensGo
Primera fuente consultada: Lemonde.fr del 11-09-2017.
Fuentes de la actualización: sbs.com.au (escrutinio) y theguardian.com (carta abierta), 26-09-2017.

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg