feb 142013
 
Logo Truvada

¿Los que toman Truvada son menos infieles? ©Truvada.com.

[blogMensGo, 14-02-2013]. Un equipo de investigadores dirigido por Steve E. Bellan, de la Universidad de Texas en Austin, publicó el pasado 5 de febrero, en la revista The Lancet, las conclusiones preliminares de un estudio dirigido a medir la proporción de infecciones por VIH debidas al adulterio. Aunque el grupo de población estudiado por los investigadores consiste únicamente en parejas heterosexuales del África subsahariana, los resultados son sin duda interesantes, pues ésta es la primera medición científica del fenómeno.

The Lancet : resumen (gratuito) | texto completo (de pago)

La infidelidad conyugal es la causa de las infecciones por VIH en entre el 27% y el 61% de los hombres, y en entre el 21% y el 51% de las mujeres. Tan sólo en 2011 y entre los hombres, entre el 32% y el 65% de los nuevos casos de VIH son atribuibles a una transmisión extramarital, mientras que la variable afecta a entre el 10% y el 47% de las infecciones originadas en mujeres adúlteras. Éstas son, en números, las principales conclusiones a las que ha expuesto al equipo de Steve Bellan.

Para llegar a ellas, los investigadores han estudiado una muestra de 27.201 parejas casadas o que cohabitan en 18 países del África subsahariana. Los resultados presentan por un lado respuestas descriptivas y por otro, datos más objetivos. Un modelo matemático ha sido especialmente usado para incluir datos tales como la prevalencia del VIH en uno u otro país, el promedio en tiempo de la exposición al VIH y el índice de cobertura con antirretrovirales. La parte declarativa consiste en una compilación de datos relativos a cada pareja: la edad del hombre y de la mujer, el estado y la anterioridad serológicos, la edad de la primera relación sexual, el nivel de fidelidad, etc.

Si el cálculo científico del número de contagios del VIH asociado al adulterio fuera una primicia mundial, tan sólo confirmaría las sensaciones que generalmente muchos aceptan.

El interés del estudio radica principalmente en los elementos reutilizables en las estrategias para la prevención del VIH en general, y a través de los antirretrovirales en particular. El equipo de Steve Bellan recomienda no limitar la prevención únicamente a las parejas serodiscordantes, sino extenderla a toda la población sexualmente activa, precisamente en vista de la alta tasa de contagios de origen extramarital.

Más o menos por estos motivos la asociación Aides, en una entrevista a la publicación francesa Têtu (publicada el pasado 5 de febrero), confirma su deseo de usar Truvada como tratamiento preventivo. Parte de “las personas de las comunidades subsaharianas y de los homosexuales” presenta, a veces, dificultades con el uso sistemático del preservativo en algún momento de su vida”.

No hay duda, en cualquier caso, de que Truvada no debe ser usada como sustituto del condón, pues los antirretrovirales tienen una baja eficacia profiláctica contra el VIH/SIDA y no protegen contra otras infecciones de transmisión sexual.

La eficacia de los antirretrovirales en la administración preventiva aún no ha sido demostrada a largo plazo. En Estados Unidos, Truvada obtuvo autorización como tratamiento preventivo tan sólo en julio de 2012.

Hojeando The Lancet hemos encontrado también un artículo fechado el pasado 12 de enero (cuyo texto íntegro está disponible) que versa sobre el resurgimiento de las prácticas toxicomaníacas de riesgo en las discotecas gay de Londres y su potenciales consecuencias epidemiológicas.

Philca & carzam/ MensGo
(vía Têtu [Truvada] del 05-02 y The Economist del 09-02-2013 [adulterio])

ago 282012
 

[blogMensGo, 28-08-2012]. La Food and Drug Administration (Agencia estadounidense de Alimentos y Medicamentos) autorizó ayer 27 de agosto la comercialización de Stribild, terapia cuádruple antirretroviral de dosis diaria única desarrollada por Gilead Sciences. Este nuevo antirretroviral combina cuatro moléculas, de las cuales dos ya estaban en el mercado (emtricitabina y tenofovir disoproxil fumarato, disponibles desde el año 2004 bajo la marca Truvada) y dos moléculas que hasta la fecha aún no habían sido aprobadas por las autoridades sanitarias (elvitegravir y cobicistat).

Stribild y sus precedentes

El Stribild relega a Truvada a la Edad de Piedra. ©Gilead.

Los resultados de Stribild son equivalentes o superiores a los de las otras dos combinaciones de antirretrovirales de dosis diaria: la terapia triple Atripla (asociación de efavirenz y Truvada) y la cuádruple (que asocia Truvada con atazanavir y ritonavir). Esto es lo que demuestra la terapia antirretroviral combinada efectivamente administrada a cada uno de los 1.408 pacientes, elegidos de manera aleatoria, durante el espacio de cuarenta y ocho semanas: el primer grupo fue tratado con Stribild o Atripla, mientras que al segundo se le administró Stribild u otra terapia cuádruple. Tras los ensayos, en el primer grupo la presencia de VIH en la sangre se hizo indetectable en el 88% de los pacientes que tomaron Stribild, contra un 84% del que ingirió Atripla; mientras que en el segundo grupo las cifras fueron de un 90% para los pacientes que tomaron Stribild, en comparación con un 87% en aquéllos tratados con terapia cuádruple con Truvada.

Gilead afirma que los efectos secundarios de Stribild se limitan por lo general a náuseas y diarrea. La terapia puede, sin embargo, en algunos casos, causar trastornos graves e incluso letales en la sangre (acumulación de ácido láctico) y el hígado. Tampoco son descartables otros efectos secundarios de carácter grave, especialmente trastornos renales, dislipidemia y síndrome de reconstitución inmune. Stribild se dirige únicamente a pacientes seropositivos con VIH-1 que nunca hayan recibido tratamiento antirretroviral previo (ver información farmacológica completa).

La Unión Europea, Canadá y Australia aún no han aprobado la autorización de comercialización de Stribild solicitada por Gilead. Stribild se convierte así en el tercer antirretroviral monodosis comercializado por la farmacéutica tras Atripla (en el mercado desde 2006) y la Complera (desde 2011).

Philca & carzam/ MensGo
(vía toda la prensa del 28-08-2012, especialmente Le Figaro et Le Monde)

 

ene 142012
 

[blogMensGo, 14-01-2012]. La Agencia Francesa para la Investigación sobre el SIDA y las Hepatitis Virales (ANRS) está testando, desde principios de año y sobre 300 hombres gays y transexuales seronegativos, un sistema de prevención del VIH/SIDA mediante tratamiento antirretroviral. El nombre del código es Ipergay, acrónimo que significica “Intervención preventiva de la exposición de riesgos con y para gays”.

Los 300 voluntarios que probarán esta “profilaxis pre-exposición para el VIH” (PREP) deberán ingerir tres comprimidos de Truvada cada vez que mantengan relaciones sexuales: una antes y durante el pico de la actividad amatoria, amén de una tercera pastilla tras el acto. Sin embargo, la mitad de los voluntarios estará tomando un placebo sin saberlo.

Pastilla Truvada

Lambada + Truvada= Ipergay. ©Truvada.com

Diseñado por los laboratorios farmacéuticos estadounidenses Gilead Sciences, Truvada combina dos principios activos, la emtricitabina (FTC) y el tenofovir disoproxil fumarato (TDF). Su uso vendrá a complementar –que no a sustituir– a los medios de prevención y detección habituales, que se ofrecerán también a los participantes: preservativos, vacunación contra las hepatitis A y B, detección de infecciones y enfermedades de transmisión sexual. No se trata por tanto tan sólo de una profilaxis farmacológica, sino de una prevención combinada.

El experimento en sí se llevará a cabo en París, Lyon y Montreal. Si tiene éxito, una segunda fase del mismo sumará 1.600 voluntarios al grupo inicial.

Un experimento similar ya se había realizado en seis países, entre los años 2007 y 2009 (ensayo Iprex, ver nuestro artículo del 24-11-2010). La diferencia es que Ipergay distribuirá los fármacos pertinentes en función de la demanda de los participantes voluntarios en el estudio, mientras que el protocolo de Iprex se tradujo en deficiencias en el cumplimiento del tratamiento y en un riesgo de contagio que se redujo tan sólo en un 44%.

Philca/ MensGo

(vía Le Figaro del 04-01-2012)