Caso Piñeiro: crónica de un crimen

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Caso Piñeiro: crónica de un crimen

[blogMensGo, 25 de septiembre de 2010]. A las 8.30 de la mañana del 12 de julio de 2006, Jacobo Piñeiro Rial, un joven de 28 años de la localidad pontevedresa de Cangas, tras una noche entera de marcha, cogió un barco en la estación marítima de su pueblo y media hora más tarde desembarcó en Vigo. Allí, en la discoteca-after “Strong”, conoció a Isaac Pérez Triviño, de 27 años y camarero del local. Juntos esperaron al fin del turno de Isaac, y a las cuatro de la tarde se dirigieron al piso que Julio compartía con el brasileño Julio Anderson Luciano, de 32 años y pareja abierta del anterior, en la calle Oporto de esta ciudad.

Allí, según los testigos –Julio Anderson recibió aquel día la visita de varios amigos comunes de la pareja, con los que incluso preparó una cena– Piñeiro e Isaac pasaron la tarde encerrados en una de las habitaciones, "se supone que manteniendo relaciones" y realizando esporádicas visitas al baño y la cocina. Esto propició que los invitados de Julio pudieran ver y conversar con el acusado –"en calzoncillos, todo sudado y muy encendido"–, al que también describieron con una actitud "chulesca”, diciendo “cosas sin sentido” y “atacado hasta la médula de coca". Isaac también parecía drogado, según ellos, "pero presentable y funcionable", sin mostrarse violento.

Un crimen atroz perpetrado contra dos homosexuales, ¿es exactamente lo mismo que un crimen homófobo?

Sólo queda una persona viva que conoce exactamente qué ocurrió cuando los últimos amigos de la pareja abandonaron la vivienda. Durante todo el proceso, Jacobo ha defendido la tesis de que las víctimas fueron en realidad sus agresores, y que actuó para defenderse de ellos, desbordado por el pánico a ser violado o asesinado tras rechazar sus propuestas sexuales. Pero las pruebas han demostrado que Isaac y Julio no sólo recibieron de Jacobo 57 puñaladas –35 y 22 respectivamente–, sino que tras provocar las primeras heridas, mortales de necesidad, Piñeiro siguió acuchillando a los jóvenes en dos tandas, la segunda después de haberlos inmovilizado, lo que aumentó «deliberada e inhumanamente» el dolor de ambos.

Posteriormente, el acusado permaneció cinco horas más en el piso, tiempo que utilizó para ducharse, borrar sus huellas y preparar una maleta con objetos personales de los jóvenes para simular un móvil de robo. Antes de irse, Jacobo Piñeiro abrió la espita del gas y prendió cinco focos de fuego en el inmueble: de hecho, la sentencia de 2009 lo condenaba a 20 años de prisión únicamente por el delito de incendio.

Carzam/ MensGo
(vía El País del 25-09, La Voz de Galicia del 17-09 y El Mundo del 18-09-2010)

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg