De cómo la religión mina el placer sexual

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

De cómo la religión mina el placer sexual

Sex and secularism

Todo apunta a que ateos y agnósticos… lo hacen mejor. ©IPCpress.com.

[blogMensGo, 28-05-2011]. Un estudio realizado en enero de este año por un equipo de la Universidad de Kansas y dirigido por Darrel Ray, ha medido estadísticamente el impacto de la religión en las prácticas sexuales y en la percepción de las mismas. Los investigadores concluyen que si bien la religión no tiene un impacto significativo en la naturaleza de las prácticas sexuales propiamente dichas, sí introduce un sesgo importante en la noción de culpa. Cuanto más se es creyente, más culpable se siente uno; cuanto más estricta es la obediencia religiosa, más fuerte es la noción de culpa.

El equipo de investigadores planteó una serie de preguntas a 14.500 usuarios de internet mayores de 18 años, de los que unos 9.500 completaron debidamente el cuestionario. Las distintas respuestas se compilaron en base a seis supuestos de referencia sobre la vida sexual de los encuestados. Las respuestas dadas confirman los primeros cinco postulados, pero desmienten el sexto supuesto:

1. La noción de culpa que transmiten muchas religiones es mayor entre las religiones estrictas que entre aquéllas más permisivas.
2. El nivel de culpa no tiene influencia sobre las prácticas sexuales.
3. Los hijos de padres que practican una religión estricta tienen menos posibilidades de recibir una educación sexual adecuada que los hijos de padres laicos.
4. Los niños criados en familias ultra-religiosas reciben una educación sexual de peor calidad.
5. Abandonar una religión tiene un impacto positivo en el nivel de satisfacción sexual.
6. Las consecuencias nefastas de la religión [en materia sexual] se perciben mucho tiempo después del abandono de la religión.

Señalemos en primer lugar que, como reconocen los autores del estudio, la población LGBT no está suficientemente representada en el mismo –excepto la proporción de mujeres bisexuales–. Así, entre los hombres se da un 5,7% de bisexuales, un 6,2% de gays y un 2,1% de "pansexuales, transexuales y otros". Entre las mujeres se cuentan un 18,7% de bisexuales, un 3,4% de lesbianas, un 3,9% de "pansexuales o transexuales" y un 3,1% bajo el epígrafe "otros". Y otro sesgo importante: de cada 10 encuestados, 7 eran hombres y 3 mujeres.

Todas las respuestas se obtuvieron a partir de usuarios que habían renunciado a cualquier religión reconocida como tal; una gran mayoría de ellos se había hecho atea. Tan sólo el 2,2% de los encuestados afirmó que su vida sexual había empeorado tras el abandono de la religión, mientras que el 29,6% dijo no haber percibido cambio alguno. En cambio, cerca de un 50% de los encuestados confesó haber experimentado una mejoría en su vida sexual después de haberse vuelto ateo, agnóstico, laico, o en cualquier caso, de dejar de ser creyente.

Los investigadores de la Universidad de Kansas encontraron una fuerte correlación entre los conceptos de culpa y de placer sexual. Si bien la cifra de personas que se masturban se reparte, aproximadamente, al 50% entre creyentes y no creyentes, alrededor del 5,5% de los no creyentes experimenta algún sentimiento de culpa por este hecho, frente al 22,5% de los creyentes. Los sentimientos de culpa e irrealización están presentes en proporciones similares en lo tocante al resto de prácticas sexuales.

Son los unitarios, los hindúes, los judíos, los budistas y los episcopales los que experimentan una menor mejora en el ámbito sexual (desde una proporción de 5,2/ 10 entre los unitarios hasta a un 6,1/ 10 entre los episcopales) después de abdicar de su religión. En contraste, entre los testigos de Jehová, los menonitas, mormones, adventistas del Séptimo Día y pentecostales, la satisfacción sexual mejoró significativamente (una proporción de al menos 8 de cada 10). Si bien no se encuentran en ningún extremo de la clasificación, los católicos (6,7/ 10) y los musulmanes (6,8/ 10) siguen acercándose bastante al techo de culpa.

Sex & Secularism: What Happens When You Leave Religion? A Survey of 10,000 Secularists [Sexo y laicidad. ¿Qué sucede cuando uno abandona la religión? Estudio entre 10.000 laicos]. Estudio realizado en enero de 2011, bajo la supervisión de Darrel Ray y Amanda Brow, publicado el 17 de mayo de 2011 en formato PDF (descarga gratuita tras inscripción).

Philca &carzam/ MensGo

(vía Les Inrockuptibles del 20-05-2011)

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg