La Iglesia católica francesa reacciona frente a la legalización del matrimonio gay

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

La Iglesia católica francesa reacciona frente a la legalización del matrimonio gay

Foto cura

El consumo abusivo de vino de mesa/misa es extraordinariamente nocivo para la salud... mental. ©Photoxpress/Fotosergio.

[blogMensGo, 31-08-2012]. El Ejecutivo francés, capitaneado por el tándem Hollande-Ayrault, tiene previsto presentar para su aprobación parlamentaria el proyecto de ley destinado a legalizar el matrimonio homosexual en el curso del próximo mes de octubre. La jerarquía católica gala, abiertamente hostil a esta medida, explora ahora los modos de contrarrestarla. Su iniciativa pasaría por la celebración de matrimonios religiosos –heterosexuales, obviamente– antes de su autorización civil.

El razonamiento de la Iglesia Católica, como explica la cadena de radio France Inter (noticia en francés | archivo de audio) es bastante simple: "Si el matrimonio civil se abre a los homosexuales, quedará entonces desnaturalizado, y por tanto no nos vemos en la necesidad de respetarlo”.

¿Dejarán los curas franceses de sentirse obligados a respetar la preeminencia del matrimonio civil sobre el matrimonio religioso? Si bien ésta es una circunstancia legal en la mayoría de países, no es así en Francia, donde un matrimonio sólo tiene validez legal si se pronuncia en el ayuntamiento (o cualquier otro lugar designado como tal), siendo así que un matrimonio religioso puede celebrarse únicamente después de la tramitación del matrimonio civil.

De esta manera, en Francia, cualquier sacerdote de cualquier fe (cura, pastor, rabino, imán, etc.) debe siempre comprobar la validez del matrimonio civil de los contrayentes antes de proceder al enlace religioso. El artículo 433-21 del Código Penal francés prevé una sanción de "seis meses de prisión y una multa de 7.500€" a cualquier persona que contravenga este precepto.

La preeminencia jurídica del matrimonio civil sobre el religioso data de una ley del 20 de septiembre de 1792 y del Código Civil francés promulgado el 21 de marzo de 1804 por Napoleón. Desde entonces, el matrimonio religioso no es obligatorio, y además carece de valor legal alguno, no pudiendo nunca ser pronunciado antes de registrarse el correspondiente matrimonio civil.

Los procedimientos judiciales contra los matrimonios religiosos que contravienen el orden prescrito por las leyes son extremadamente escasos. Estos procesos se refieren por lo general a contravenciones que no guardan relación con la cronología jurídica, esencialmente sospechas de matrimonios de conveniencia o forzados.

Philca & carzam/ MensGo
(vía L’Express del 27-08 y Rue89.com del 28-08-2012)

 

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg