Cuando una monja homófoba desata una guerra religiosa en un instituto católico

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Cuando una monja homófoba desata una guerra religiosa en un instituto católico

[blogMensGo, blog gay del 30-03-2014]. Una monja ha sembrado la discordia en el Charlotte Catholic High School. En este instituto de Carolina del Norte, los alumnos y los padres de estos no apreciaron sus declaraciones homófobas. Y así se lo han hecho saber al mundo, incluido al Papa.

Comienzo de la petición contra la monja

Comienzo de la petición. Pinchar para ampliar.

La hermana Jane Dominic Laurel no es una monja como las demás. Ella no acepta la homosexualidad, ni el divorcio, ni a las madres solteras. Y así lo explicó, el 21 de marzo, en mitad de una conferencia en el instituto católico de Charlotte. La monja había sido invitada con motivo de su doctorado en teología. A muchos de los docentes se les saltaron las lágrimas mientras la monja profería imprecaciones contra gais, lesbianas, divorciados y madres solteras, cuyas vidas pecaminosas serían contrarias a los preceptos de Dios.

Algunos días más tarde, un colectivo de estudiantes y de padres de estudiantes lanzaron esta petición de Emma Winters que acabamos de firmar. La petición se dirige oficialmente “a aquéllos que organizaron/autorizaron la conferencia del 21 de marzo de 2014 en el Charlotte Catholic High School”. Los promotores afirman estar furiosos porque los organizadores “estuvieran al corriente del contenido del discurso (de la monja) y le dieran permiso para expresar esas ideas en una escuela que debería predicar un mensaje de amor y de aceptación”.

La petición, que ha sido enviada al obispo y también al Papa Francisco, enumera diez quejas contra los organizadores de la conferencia y contra la monja. “Pensamos que las parejas del mismo sexo son capaces de educar a hijos felices, bien adaptados y satisfechos”, dice el texto. Y precisa también que “las parejas homosexuales son capaces de ser monógamas” y que “la mayor parte de las personas homosexuales llevan una vida sana, normal y productiva, igual que las personas heterosexuales”.

El resto de la petición consiste en una descripción de la monja y de su singular argumentación homófoba.

Otros estudiantes han lanzado una contra-petición, motivados por sus “convicciones católicas” e indignados porque “cualquiera pueda criticar a una monja que ha entregado su vida al Señor”.

....................

Comentario. ¿Por qué hablamos aquí de un oscuro episodio acaecido en un oscuro instituto de un oscuro pueblo de Carolina del Norte? La historia la hemos leído en una página católica de información que hizo un resumen muy ostensible de los argumentos en contra de la monja antes de mencionar brevemente la contra-petición (para equilibrar el artículo).

Hablamos también del asunto porque los argumentos de la monja, tal como aparecen en la petición, no valen nada. Los chicos se harían gais porque se masturban viendo películas porno, etc. Argumentos más pertenecientes al campo de la psiquiatría que de la retórica.

Finalmente sacamos el tema para demostrar que, incluso entre los católicos practicantes, existen mentalidades progresistas y racionales. Para convencerse, basta con comparar la redacción de cada una de las peticiones: por un lado tenemos una argumentación clara y fáctica; por otro lado una sarta de santurronerías dogmáticas e incomprensibles.

Philca & carram / MensGo
(vía CatholicCulture.org)

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg