A vueltas con el « gen de la homosexualidad »

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

A vueltas con el « gen de la homosexualidad »

[blogMensGo, blog gay del 24-11-2014] Según las conclusiones publicadas el pasado 17 de noviembre en Psychological Medicine, un nuevo estudio estadounidense pondría de manifiesto la influencia de dos cromosomas en el desarrollo de la orientación homosexual masculina.

Los hermanos Konrad y Franz Eberhard (Johann Anton Ramboux, 1822). ©Nga.gov.

Los hermanos Konrad y Franz Eberhard (Johann Anton Ramboux, 1822). ©Nga.gov.

Un equipo de investigadores estadounidenses, codirigido por Alan R. Sanders (departamento de psicología y de ciencias del comportamiento del Instituto de investigación de NorthShore University HealthSystem) y J. Michael Bailey (departamento de psicología de la Universidad de Northwestern), ha identificado dos cromosomas directamente relacionados con la homosexualidad masculina: el cromosoma 8 y el cromosoma Xq28 (elemento del cromosoma 23, que diferencia al hombre y a la mujer).

Estos dos elementos ya habían sido identificados en parte en estudios anteriores (especialmente el llevado a cabo por Dean Hamer en 1993) que señalaban las diferencias entre gemelos monocigóticos y dicigóticos en términos de orientación homosexual, pero con muestras muy limitadas.

La muestra de este estudio publicado en 2014 es mucho más significativa. Los investigadores han trabajado sobre 908 hombres gays procedentes de 384 familias diferentes (otra fuente habla de 818 individuos, todos gays).

El resumen del estudio se limita a sugerir una influencia de los cromosomas 8 y X en el desarrollo de la homosexualidad masculina, sin analizar las variaciones ligadas al entorno personal del sujeto.

……………....

Comentario. Es difícil formarse una opinión detallada sobre el estudio porque los autores solo han mostrado algunas partes al gran público. A la parte esencial del estudio solo tienen acceso los suscriptores de la revista científica.

Digamos de antemano que la idea de un «gen gay« o de un «gen de la homosexualidad» la sugirieron periodistas y publicaciones generalistas. No los propios investigadores, cuyo estudio se titula Genome-wide scan demonstrates significant linkage for male sexual orientation (Un análisis de los genes revela una relación significativa con la orientación sexual masculina).

A falta de precisiones metodológicas, es lógico preguntarse si las técnicas de las investigaciones son intachables y si los resultados son reproducibles. El futuro dirá.

Aprovechamos para resaltar que coincidencia no es lo mismo que casualidad. El hecho de que un determinado porcentaje de homosexuales sean rubios no significa que ese rasgo genere homosexualidad. Dicho de otro modo, el hecho de que un individuo posea cierto cromosoma dispuesto de una manera concreta no implica que sea gay. Y el desarrollo de su homosexualidad potencial dependerá de factores – en particular el entorno familiar y cultural – que el estudio no ha tenido en cuenta.

Otro aspecto interesante: según las pocas conclusiones que se han hecho públicas, ignoramos si la muestra se componía exclusivamente de gays o si incluía también a bisexuales. La proporción exacta de hermanos no gemelos, de gemelos monocigóticos y de gemelos dicigóticos podría condicionar también los resultados – y la validez – de este estudio.
Los investigadores no han estudiado el caso de la homosexualidad femenina, lo cual disminuye mucho más el alcance de sus conclusiones.

Parece también, según la revista Science, que los investigadores habían utilizado un método de análisis del ADN bastante obsoleto. La razón se debe a que, entre el comienzo del estudio y la publicación de los resultados en una revista científica, han pasado nada menos que nueve años. De nuevo esto relativiza el alcance de los descubrimientos que se alegan.

Un último obstáculo a la hipótesis de «homosexualidad heredada» es que la propia idea de herencia presupone una transmisión entre generaciones. De una generación a la siguiente, pero también sobre varias generaciones. Y ningún estudio se ha atrevido todavía a hacerlo.

Philca y carram / MensGo
(vía Sciences dessus dessous del 18-11-2014)

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg