Cuando los investigadores analizan el gaydar (radar gay)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Cuando los investigadores analizan el gaydar (radar gay)

[blogMensGo, blog gay del 15-09-2015] ¿Existe el gaydar, ese sexto sentido que actuaría como un detector de gays? ¿Qué puede deducirse de la gente que afirma poseer semejante don? Varios investigadores han realizado una encuesta.

¿Y bien? ¿Gay o hetero? ©MensGo.com.

¿Y bien? ¿Gay o hetero? ©MensGo.com.

Investigadores en psicología de la universidad de Wisconsin-Madison de Madison, en el estado de Wisconsin (Estados Unidos), quisieron saber si el famoso gaydar existe, si se trata de un mito, cuáles pueden ser las causas y las consecuencias. Para hacerlo, realizaron cinco experimentos distintos que resumimos muy sucintamente aquí debajo.

A modo de « corpus », 50 fotos de gays y 50 fotos de heterosexuales sacadas de una página de contactos – que no puede ser MensGo.com, ya que ahí encontrarían menos de 50 heteros. 🙂

Sea como fuere, los investigadores comenzaron por asociar a cada foto una afirmación procedente supuestamente de la ficha de cada uno. Cada afirmación podía corresponder a un estereotipo neutro (me gusta leer), a un estereotipo heterosexual (me gusta el fútbol), o a un estereotipo gay (me gusta ir de compras).

Una prueba realizada con otras « cobayas » consistía en poner las fotos sin comentario alguno. Otros participantes solo pudieron ver fotos de muy buena calidad. Finalmente se realizó una prueba con fotos de mujeres.

Comencemos por señalar que las personas encuestadas fueron incapaces de decir si las fotos correspondían a lesbianas o a heterosexuales. Por tanto no hay detector de lesbianas, no hay lesdar que valga.

Con las fotos de chicos, los dos primeros experimentos obligaban a las cobayas a responder sí/no a la pregunta de saber si una determinada foto (o una determinada asociación foto-comentario) correspondía a un gay. Otro experimento no obligaba a decidirse y les permitía también contestar que no sabían. Y en una última prueba, las cobayas fueron divididas en tres sub-grupos; un grupo que afirmaba la existencia de un gaydar, el otro que decía que el gaydar está dictado por estereotipos y un último grupo de control formado por gente a la que no se decía nada antes de mostrarles los clichés.

El sub-grupo que afirmaba la existencia de un gaydar respondió en « modo gaydar », mientras que el que decía que el gaydar estaba asociado a estereotipos respondió de manera menos estereotipada. En cuanto al sub-grupo de control, solo en ocasiones respondió « no sé » a la pregunta de saber si tal o cual hombre era gay o no.

Dos parámetros influyeron en la respuesta en modo gaydar. El primer parámetro se refería a los estereotipos asociados a una supuesta actitud gay. Dichos estereotipos tendían a afirmar la hipótesis de que tal o cual foto correspondía a un hombre gay. El otro parámetro hacía referencia a la calidad de las fotos; las de mejor calidad fueron las que con más frecuencia se asociaron a gays.

Tanto en sus presuposiciones como en sus conclusiones, los investigadores de Wisconsin demostraron que el modo gaydar se apoyaba en estereotipos que a su vez mantienen la creencia de un supuesto sexto sentido gaydar, que a su vez refuerza los estereotipos (y así sucesivamente).

………………

Comentario. Es difícil sacar conclusiones tras leer el resumen del estudio, escrito en un inglés extraño que resulta ininteligible.

Las cobayas solo trabajaban con fotos. Mientras que, en la vida real, es muy fácil diferenciar entre un gay y un hetero, desde el primer momento. Cuando un chico os mira fijamente la entrepierna, será gay si es para hacer eso que estáis pensando, y será hetero si solamente quiere adivinar el color de vuestros calzoncillos. :mrgreen:

Philca & carram / MensGo
(vía Slate.fr del 10-09-2015)

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg