Australia: No habrá referéndum sobre el matrimonio homosexual

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Australia: No habrá referéndum sobre el matrimonio homosexual

[blogMensGo, blog gay, 14-10-2016] EL comité electoral del Partido laborista australiano decidió el pasado 10 de octubre vetar el proyecto del referéndum sobre el matrimonio homosexual presentado ante el Parlamento federal por el Primer ministro Malcolm Turnbull. El jefe de la oposición laborista, Bill Shorten, considera que la celebración de un referéndum federal corre el riesgo de liberar la palabra homófoba y tener efectos devastadores para la comunidad LGBT australiana. Pero el Primer ministro se niega por el momento a retirar su proyecto de referéndum y mantiene la fecha del 11 de febrero de 2017.

Bill Shorten. El líder laborista quiere legalizar el matrimonio homosexual en Australia, pero sin referéndum. ©alp.org.au

Bill Shorten. El líder laborista quiere legalizar el matrimonio homosexual en Australia, pero sin referéndum. ©alp.org.au

El proyecto de referéndum será sin duda validado por la Cámara de los representantes (donde la coalición en el poder dispone de mayoría absoluta), pero no hay ninguna posibilidad de que lo apruebe el Senado sin los votos de la oposición laborista y ecologista (los Verdes militan también contra el referéndum).

La decisión de un veto laborista se tomó por unanimidad. Los laboristas australianos temen la nocividad de un referéndum, como sucedió antes del de mayo de 2015 en Irlanda. Además, un referéndum tiene para los laboristas el inconveniente principal de costar mucho a los contribuyentes, es decir unos 175 millones de dólares australianos (119 millones de euros).

Antes que un referéndum, los laboristas apuestan por someter la legalización del matrimonio homosexual a una votación parlamentaria. Malcolm Turnbull todavía no ha dicho si, en caso de que el Senado invalide el proyecto, aceptaría una legalización por votación parlamentaria. Para justificar su voluntad de imponer un referéndum asegura que no existe un método más rápido para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El Primer ministro se enfrenta a un dilema político. Varios ministros amenazan con retirar su apoyo al gobierno si no organiza un referéndum. Y varios diputados conservadores amenazan con votar contra el proyecto de ley si el gobierno renuncia al referéndum y somete el texto directamente al sufragio de los parlamentarios.

Antes de que los laboristas se pronunciaran sobre el proyecto de referéndum, el gobierno había presentado varias enmiendas al actual proyecto de ley sobre el matrimonio. Estas enmiendas estipulan que el matrimonio une a « dos personas » (y no a « un hombre y a una mujer »), que los matrimonios homosexuales contraídos en el extranjero tienen valor legal y que toda persona puede negarse a celebrar un matrimonio homosexual. La maniobra sin embargo no ha logrado impedir el voto laborista.

…………..

Comentario. ¿Hay que alegrarse de que no se celebre un referéndum? Sí y no. Sí, porque el sinfín de argumentos homófobos podría tener consecuencias desastrosas, incluso irreversibles. No, porque las próximas elecciones parlamentarias no serán hasta 2019.

La legalización del matrimonio homosexual en Australia podría por tanto tardar al menos tres años más en producirse. Salvo que el Primer ministro se arriesgue a legalizarlo por una doble votación de los diputados y los senadores.

En todo caso, la cuestión del matrimonio homosexual ha provocado un giro político de los dos principales líderes políticos actuales.

Malcolm Turnbull es actualmente jefe del gobierno y del Partido liberal (que, pese a su nombre, es una formación conservadora). Tony Abbott, su predecesor a la cabeza del gobierno y del Partido liberal, se negaba a legalizar el matrimonio homosexual en cualquier forma, aunque su hermana sea lesbiana militante. Turnbull, por su parte, prometía legalizarlo desde que dirigiese el país. En lugar de eso, ha multiplicado las maniobras dilatorias para acabar con la opción contestable y contestada de un referéndum.

Bill Shorten y ciertos laboristas se mostraban inicialmente favorables a la celebración de un referéndum. Pero, tras hablar con familias LGBT, se han decantado por la idea de una votación parlamentaria.

Además Bill Shorten hace de la legalización del matrimonio homosexual una de sus principales promesas electorales: si es elegido, promete legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en los cien días siguientes.

Philca & carram / MensGo
Primera fuente consultada: news.com.au, 11-10-2016.

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg