Australia: últimos preparativos antes del SÍ al matrimonio homosexual

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Australia: últimos preparativos antes del SÍ al matrimonio homosexual

[blogMensGo, blog gay del 14-11-2017] Las urnas para el referéndum australiano sobre el matrimonio homosexual se cerraron el 7 de noviembre y el anuncio de los resultados se espera para mañana, 15 de noviembre de 2017, a las 10 de la mañana, hora local. Aunque, como indican los sondeos, se imponga el Sí, habrá que hacer un seguimiento legislativo al escrutinio, pese a que no tenga valor vinculante, lo que lo convierte en un referéndum a medias. Como antes y durante la fase de escrutinio, el contexto se orienta de nuevo hacia un desbordamiento de la homofobia.

El 15 de noviembre de 2017 a las 10 hora local. ©abs.gov.au

¿Quién ofrecerá los resultados oficiales?

Será el Australian Bureau of Statistics (ABS) el encargado de contabilizar los votos y de transmitir los resultados al gobierno federal. El veredicto del escrutinio se proclamará de manera oficial durante un comunicado radiotelevisado. Quizá en ese momento se presente ante el Parlamento federal un proyecto de ley o una proposición de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sea cual sea el resultado, ambos bandos preparan sus argumentos y sus respuestas.

El ABS solo proporcionará los grandes indicadores estadísticos a nivel nacional y en cada estado o territorio: índice de participación en comparación con el número teórico de electores, índice del Sí, índice del No, índice de « respuestas inciertas ». Esta última fórmula engloba los votos en blanco y los votos nulos.

Las papeletas de votación son idénticas: salvo por un código de barras único para cada votante, no permiten ninguna identificación nominativa, geográfica o demográfica. El ABS no desglosará por tanto los resultados del escrutinio según sexos o franjas de edad.

Los « electores silenciosos » o de « otro género »

El desglose estadístico lo realizarán proveedores independientes. Se han seleccionado nada menos que quince franjas de edad entre los 18-19 años y los 85 años en adelante.

Varias categorías de personas serán objeto de un tratamiento estadístico particular y de unas siglas en inglés: no further details (NFD), dicho de otro modo, sin más detalles. Los datos relativos a esas personas se agregarán todos sin distinción, con el fin de prohibir toda posibilidad de localización nominativa.

Además de a diversas categorías de población como los miembros de las fuerzas armadas en el extranjero, las siglas NFD se aplicarán a dos tipos de votantes específicos en Australia. Recordemos que este país legalizó un pasaporte de género X en 2011 y confirmó la existencia de un género « no específico » en 2014. Las menciones identificativas del referéndum los tendrán en cuenta y los votos de las personas que se identifiquen como pertenecientes a « otro género » serán contabilizados en el cajón de sastre NFD. Otra peculiaridad australiana, los silent electors (electores anónimos) corresponden a personas que se niegan a ser identificables por motivos de seguridad o por cualquier otra razón válida, por ejemplo, celebridades o personas amenazadas.

Los institutos de sondeo conocen a estas horas el veredicto de las urnas con casi total precisión. Sabemos ya que el índice de participación, del 80 %, es enorme para un escrutinio de participación facultativa con unos resultados no vinculantes.

Los homófobos se niegan a darse por vencidos

Dean Smith, senador del Partido liberal, cuenta con presentar una proposición de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo nada más proclamarse los resultados, para que el Parlamento pueda legislar antes de Navidad. El senador de Australia occidental ya había presentado su proposición de ley en agosto de 2017, pero el Primer ministro federal, Malcolm Turnbull, prefirió organizar esta especie de referéndum.

Una decena de parlamentarios del Partido liberal (oposición conservadora) quiere también introducir su propia proposición de ley. Pero, contrariamente a la de Dean Smith, sería para santificar el que califican como derecho a la libertad parental, a la libertad de expresión y a la libertad de credo. Dicho de otro modo, un derecho a la homofobia que permitiría a las órdenes religiosas negarse a celebrar matrimonios homosexuales y a los establecimientos negarse a servir a parejas homosexuales si eso fuera contrario a sus convicciones.

Aunque los sondeos dan como ganador al Sí, habrá que esperar a mañana para conocer el alcance de la derrota sufrida por los homófobos, cuyas proposiciones desmesuradas ya han hecho suficiente daño.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg