Angels in America: menos galardones de los esperados en los Premios Tony

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Angels in America: menos galardones de los esperados en los Premios Tony

[blogMensGo, blog gay del 18-06-2018] La 72ª ceremonia de los premios Tony, que honran a la industria teatral y musical de Broadway, se celebró el pasado 10 de junio y fue llamativa por múltiples razones. Para empezar porque el montaje de Tony Kushner, Angels in America, pese a sus nominaciones en un mismo año – un record absoluto para un montaje teatral en los premios Tony – solo obtuvo finalmente tres estatuillas. Pero también porque Robert De Niro improvisó sobre el escenario gritando un « Fuck Trump! » que la cadena CBS – que retransmitía el evento en directo – se apresuró a censurar.

Angels in America obtuvo, bajo la dirección de Marianne Elliott, el premio Tony a la mejor reposición de una obra. Esta recompensa es más meritoria que la mayor parte de las demás categorías, ya que enfrentaba nada menos que a cinco obras, de las que cuatro están escritas por auténticos monstruos consagrados: Tony Kushner, Edward Albbe (por Three Tall Women), Eugene O’Neill y Tom Stoppard.

Tony Kushner y el equipo de Angels in America. ©Theo Wargo / Getty Images

El dramaturgo Tony Kushner tardó tres años en escribir su obra maestra hace más de un cuarto de siglo. La obra se produjo en dos partes, Millenium Approaches y Perestroika, interpretadas en primicia mundial con un intervalo de un año respectivamente en 1991 y en 1992. Tony Kushner efectuó algunas modificaciones sobre las dos partes, y la versión definitiva completa dura cerca de siete horas y media, incluso ocho y media contando los entreactos.

La reposición de Angels in America ya había conquistado el National Theatre de Londres antes de aterrizar en el Neil Simon Theatre de Nueva York a mediados de marzo, donde permanecerá hasta el 15 de julio de este año. Ya había obtenido este año diversos premios a mejor reposición teatral.

Nathan Lane obtiene el tercer Tony de su carrera, esta vez por interpretar a Roy Cohn. ©Kevin Mazur / Getty Images

En la obra original, como en su reposición, todos los personajes son ficticios salvo uno: el abogado Roy M. Cohn, anticomunista y homófobo, pero también homosexual y muerto en 1986 de un sida que oficialmente había disfrazado de cáncer de hígado. Nathan Lane, que encarna a Roy Cohn, obtuvo por su interpretación un premio Tony al mejor actor masculino de reparto en un montaje.

El otro gran vencedor en la categoría de actor, esta vez como protagonista, fue Andrew Garfield, que interpreta a Prior Walter, también un personaje gay con sida, pero que asume su homosexualidad, al contrario que Roy Cohn.

Andrew Garfield durante su discurso. ©Theo Wargo / Getty Images

Al recibir su premio, Andrew Garfield homenajeó a las « personas LGBTQ que han luchado y que han muerto ». Después, como vemos aquí debajo…

… Andrew Garfield se hizo eco de la actualidad jurídico-pastelera:

¡Hagamos una tarta para todo aquel que desee una tarta!

En una entrevista realizada entre bastidores antes de conocerse los resultados, Andrew Garfield declaró que, según él, Angels in America es el mejor montaje del repertorio. He aquí la entrevista, donde aparece junto a la actriz británica Carey Mulligan:

La pieza no consiguió transformar en estatuillas sus otras ocho nominaciones, una de ellas a la mejor dirección (Marianne Elliott) y dos a la mejor actriz secundaria (Denise Gough y Susan Brown). Denise Gough figuraba sin embargo a la cabeza de los pronósticos. Las otras cinco nominaciones correspondían a premios técnicos.

Como ya lo habían dicho todo antes que él, Tony Kushner se conformó con desear un feliz cumpleaños a un icono gay por excelencia: Judy Garland, nacida un 10 de junio y desaparecida demasiado pronto.

Fue la breve alocución de Robert De Niro la que llamó la atención de los medios y de las redes sociales. En dos ocasiones, el actor y realizador dijo « Fuck Trump! ».

La cadena CBS sustituyó la primera palabra por un pitido, y todo el mundo lo calificó de censura, aunque para la cadena también se trataba de una obligación legal. En Estados Unidos, las cadenas públicas y en abierto tienen prohibido retransmitir palabrotas e imágenes de desnudo. Por esa razón los directos no siempre se retransmiten en riguroso directo. En el caso de la CBS, un desfase de siete segundos entre la grabación y la retransmisión permitió que un empleado de la cadena borrara todas las obscenidades con un pitido.

Recordamos el pecho de Janet Jackson, cuya aparición desafortunada le valió a la cadena de televisión una demanda colosal. La CBS se arriesgaba un poco menos si no censuraba el comentario de De Niro, pero aun así. Por tanto es erróneo decir que la cadena censuró la intervención del actor, ya que era una obligación legal.

Un ángel en la portada de American Theatre en marzo de 2018. ©americantheatre.org

Pero volvamos a la importancia de Angels in America. Contrariamente a la idea que podríamos tener en la Europa continental, la obra de Tony Kushner ha tenido una increíble repercusión en el mundo angloparlante en general y en Estados Unidos en particular, tanto entre los heterosexuales como entre los gais.

Recordemos que la versión original de la obra había obtenido en su época siete premios Tony (entre otros el de mejor montaje teatral para cada una de las dos partes), más el premio Pulitzer a la mejor obra teatral, además de incontables recompensas profesionales en Estados Unidos y en el extranjero.

No es de extrañar por tanto que la revista especializada en la profesión, American Theatre, haya dedicado en su número de marzo de 2018 la portada y un extenso reportaje a la reposición de esta obra emblemática.

Angels in America fue el resultado de un encargo que hicieron a Tony Kushner dos directores teatrales, uno de los cuales, Tony Taccone, ha participado también en su reposición veinticinco años más tarde.

Angels in America, de Tony Kushner: la obra de teatro LGBT más memorable. ©TCG

Una joven generación de dramaturgos e intérpretes de Estados Unidos evoca lo que Angels in America ha representado en su recorrido teatral, desde los años de formación hasta los años de escritura o interpretación. Angels in America parece haber suscitado innumerables vocaciones, ya sea como dramaturgos o actores.

Sabemos que Angels in America es la obra teatral más emblemática para la comunidad LGBT en Estados Unidos. Marcó a toda la generación que conoció el triunfo de la versión original y marcará a la generación que descubrirá su reposición.

Que dramaturgos, directores e intérpretes LGBT pongan por las nubes a Angels in America no tiene nada de sorprendente. Sin embargo, casi todas las personas entrevistadas por American Theatre – que no es una revista gay – afirman que ha habido en su maduración personal y profesional un antes y un después de Angels in America. He aquí el mejor homenaje que se le puede hacer a una obra de teatro.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg