Taiwán se encamina hacia la legalización de una unión homosexual… de contornos aún imprecisos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Taiwán se encamina hacia la legalización de una unión homosexual… de contornos aún imprecisos

[blogMensGo, blog gay del 13-12-2018] Pese al fracaso del referéndum sobre la legalización del matrimonio homosexual en Taiwán, 3951 parejas del mismo sexo ya habían declarado ante las administraciones locales, a 8 de diciembre de 2018, que vivían juntas. Es decir casi 4000 parejas en total... pero desde 2015 y la legalización de la unión civil homosexual, en vigor en la mayor parte de ciudades y condados del país. Se trata de una primera etapa, a la espera de la promulgación – reclamada por el Tribunal constitucional – de una ley que les permita casarse de verdad, lo que la legislación nacional no autoriza todavía.

Sin mucho entusiasmo por la unión civil homosexual

Las parejas homosexuales pueden contraer unión civil en Kaohsiung desde el 20 de mayo de 2015 y en Taipéi desde 2016. En orden decreciente, según las estadísticas del Ministerio del Interior, es en Taipéi (818 uniones civiles homosexuales), en Nuevo Taipéi (743), en Taichung (694) y en otros tres « municipios especiales » (Taoyuan, Tainan y Kaohsiung) donde mayor número de parejas homosexuales ha formalizado su unión.

Taipéi, ¿el amanecer de una revolución LGBT? ©outcast85/123RF

Actualmente, 18 de las 22 circunscripciones urbanas de la isla aceptan formalizar dichas declaraciones de vida en común de las parejas homosexuales. Hualien, Taitung, Yunlin y Penghu son las únicas ciudades o condados que no aceptan las uniones civiles, mientras que la ciudad de Matsu por el momento no ha registrado ninguna unión civil homosexual.

El deseo de registrarse varía fuertemente según las ventajas que otorguen a las parejas las administraciones. Ventajas tan simbólicas a nivel local, tan alejadas de las de las parejas casadas y tan poco reconocidas por las autoridades nacionales que solo 173 parejas de gais y lesbianas han contraído unión civil en Kaohsiung, a la cola de la clasificación pese a su anterioridad.

De las 3951 parejas registradas desde 2015, 1091 lo han hecho este año hasta el mes de noviembre.

Un globo aerostático se aproxima a Taiwán. ¿Será bien recibido? ©kchung/123RF

El matrimonio homosexual en Taiwán es inevitable...

El Tribunal constitucional ha concedido hasta mayo de 2019 al gobierno para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. La más alta jurisdicción taiwanesa estimaba, en su fallo de mayo de 2017, que otorgar a las parejas homosexuales derechos y ventajas inferiores a los de las parejas heterosexuales es contrario a la Constitución. Puesto que no se trata de reducir las ventajas otorgadas a las parejas heterosexuales casadas, es necesario que las parejas homosexuales puedan casarse también con el fin de obtener el mismo estatus y las ventajas a las que tienen derecho.

La presidenta Tsai Ing-wen, pese a sus promesas electorales, sometió la legalización del matrimonio homosexual al referéndum del 24 de noviembre de 2018. Como los electores eligieron mantener la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo (leer más abajo), el gobierno se ve ahora obligado a preparar una legislación para legalizar las uniones homosexuales en el conjunto del territorio.

¿Se tratará de una simple unión civil (conforme a los resultados del referéndum) o de un matrimonio homosexual (conforme a la Constitución taiwanesa)? No deberíamos tardar en saberlo, ya que el ministro de Justicia, Tsai Ching-hsiang, cuenta con presentar un anteproyecto de ley en el Parlamento antes del 1 de marzo de 2019. El ministro Tsai reconoce que su ministerio todavía no se ha decidido entre la hipótesis de un matrimonio y de una unión civil.

Ejemplo de formulación traicionera que consiste en hacer responder Sí a los votantes. ©nat.gov.tw

… pese al fracaso del referéndum de noviembre de 2018

Con motivo del referéndum organizado el 24 de noviembre de 2018, se planteaban diversas preguntas relativas a los derechos LGBT. El veredicto de las urnas se decantó hacia un solo lado, el de la homofobia.

Una de las preguntas planteaba si el código civil podría definir el matrimonio como la unión no de « un hombre y una mujer », sino de « dos personas ». El texto de la pregunta 10, en su traducción inglesa, se presentaba de la siguiente forma:

Do you agree that marriage defined in The Civil Code should be restricted to the union between one man and one woman?

Resultado: 7,7 millones de electores votaron por una definición exclusivamente heterosexual del matrimonio, mientras que 2,9 millones de votantes se pronunciaron en contra de una definición tan homófoba. Si bien el 55,8 % de los electores respondió a esta pregunta, el total de votos favorables solo asciende al 38,76 % del electorado.

La pregunta 12 arrojó resultados parecidos, pero esta vez con respecto a la protección de los derechos de las parejas del mismo sexo, al menos en un contexto muy preciso:

Do you agree to the protection of the rights of same-sex couples in cohabitation on a permanent basis in ways other than changing of the Civil Code?

Dicho de otro modo, en torno al 60 % de los sufragios manifestaba su acuerdo con la protección de los derechos de las parejas homosexuales, pero a condición de no tocar el código civil.

La pregunta 14 abordaba el mismo tema utilizando una terminología inversa:

Do you agree to the protection of same-sex marital rights with marriage as defined in the Civil Code?

¿Está de acuerdo con proteger los derechos maritales de las parejas del mismo sexo con una definición de matrimonio conforme al código civil? No, según más de dos tercios de los sufragios.

Destacar también que hubo dos preguntas relativas a la educación sobre la igualdad de género que obtuvieron votos contrarios, pero concordantes. La pregunta 11, que prohibía la enseñanza de la igualdad de género, fue validada, mientras que la pregunta 15, que sugería la necesidad de una educación sobre la igualdad de género, fue rechazada.

Las diferencias considerables en la redacción de preguntas tan similares se explican porque algunas provienen de asociaciones LGBT, otras de grupos religiosos o conservadores. Basta con que 280 000 personas (es decir el 1,5 % de los electores) firmen una petición para tener derecho a incluir su pregunta en un referéndum.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg