Singapur autoriza a un gay a adoptar a su hijo biológico

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Singapur autoriza a un gay a adoptar a su hijo biológico

[blogMensGo, blog gay del 21-12-2018] El Tribunal de familia del Tribunal superior de Singapur ha autorizado a un hombre gay a adoptar a su hijo biológico, que en la actualidad tiene 5 años y nació en el extranjero por gestación subrogada tras una fecundación in vitro. La petición del demandante, cuya identidad no ha sido revelada, había sido desestimada el año pasado en primera instancia. La decisión judicial del 17 de diciembre de 2018 precisa que la formación de tres jueces, presidida por Sundaresh Menon, ha actuado según el interés superior del menor.

Repaso de los hechos

El demandante es un hombre gay que vive con su compañero desde 2003. Ambos tienen actualmente más o menos 45 años y son de Singapur. La pareja deseaba adoptar un niño, pero no podía hacerlo a causa de su orientación sexual, pues la ley de Singapur reserva la adopción a las parejas casadas y no autoriza el matrimonio homosexual.

Los dos hombres contrataron entonces a una madre de alquiler en Estados Unidos y desembolsaron el equivalente a 120 000 euros a modo de contrato de gestación subrogada. El menor, nacido en noviembre de 2013, es el hijo biológico del demandante y de una donante de óvulo anónima. La madre de alquiler gestó el embrión tras la fecundación in vitro.

Fuegos artificiales (¿arcoíris?) vistos desde la bahía de Singapur, el 14 de julio de 2015. ©Ronnie Chua / 123RF

El menor obtuvo de parte de las autoridades de Singapur un visado de larga residencia hasta que, en abril de 2015, el demandante solicitó la naturalización de su hijo biológico, « en pos del interés del menor », la cual le fue rechazada. El Ministerio de Asuntos sociales y familia sugirió entonces al padre biológico adoptar a su hijo para establecer así un vínculo legal con él, susceptible de facilitar la naturalización. Pero, pasados tres años de instrucción, un informe de la dirección de asuntos sociales decidió rechazar la adopción porque el demandante tiene una pareja de su mismo sexo y el matrimonio homosexual no es legal en Singapur.

El juez de primera instancia desestimó la petición del demandante eximiendo que la gestación subrogada no es aplicable en Singapur y que el intento de adopción equivaldría a ir contra la ley. De ahí el recurso interpuesto por el demandante ante el Tribunal superior, que corresponde a la cámara baja del Tribunal supremo.

El fallo del Tribunal superior

El demandante (el padre biológico gay) y el demandado (el Ministerio de Justicia) argumentaron primero sobre los puntos de derecho. ¿Hasta qué punto era necesario tener en cuenta el orden público? ¿Una orden de adopción habría sido contraria al orden público? Sobre esos dos puntos, el tribunal elaboró una argumentación jurídica sobre la cual no nos extenderemos.

La decisión judicial se basa, en general, en el examen de otros dos elementos fundamentales. Primero, dado que la ley de 2012 sobre la adopción de menores prohíbe cualquier pago a los padres del menor a adoptar, ¿el pago de una madre de alquiler sería motivo para invalidar una demanda de adopción? Segundo, y este ha sido el punto más discutido, ¿podría llevarse a cabo una orden de adopción « por el bienestar del menor », aunque la ley en vigor se oponga?

Sobre este último punto, el tribunal ha establecido que una orden de adopción sería conforme al bienestar del menor « en todos los aspectos y según la acepción más completa de la palabra ». Dicho de otro modo, el « bienestar físico, intelectual, psicológico, emocional, moral y religioso » del menor, « tanto a corto como a largo plazo ».

El tribunal también ha destacado que sería contraproducente para el bienestar del menor negar el derecho de paternidad a su padre y no autorizar al menor a heredar salvo por vía testamentaria, y no como autoriza la ley automáticamente a los menores a heredar de sus padres.

Sin embargo, según ha reconocido el tribunal, el hecho de haber pagado a la madre de alquiler constituye una violación de la legislación vigente relativa a la adopción de menores, del mismo modo que la formación de una familia homoparental es contraria al orden público.

Y el tribunal concluye con la siguiente formulación:

However, in all the circumstances of this case, neither of these reasons justified ignoring the statutory imperative to promote the welfare of the Child and to regard it as first and paramount. That imperative was also supported by the evidence, which showed that the welfare of the Child would be materially advanced by making an adoption order. With difficulty, therefore, the court concluded that an adoption order ought to be made in this case.
[Sin embargo, teniendo en cuenta las circunstancias de este caso, ninguna de esas razones justificaba ignorar el imperativo legal de promover el bienestar del menor y de considerarlo como primordial y preponderante. Este imperativo también era apoyado por las pruebas, que demostraban que el bienestar del menor mejoraría materialmente si se llevaba a cabo una orden de adopción. Por tanto, y no sin dificultad, el tribunal concluye que debería llevarse a cabo una orden de adopción en este caso].

La decisión del Tribunal superior es susceptible de apelación ante el Tribunal de apelación, cámara alta del Tribunal supremo de Singapur.

 

Comentario. Esta victoria judicial, por importante que sea, corresponde sin embargo a una media victoria. Sigue habiendo numerosas zonas oscuras.

  1. El padre no biológico no dispone aún de ningún vínculo jurídico de filiación con el hijo biológico de su cónyuge.
  2. Sin duda por su bienestar, el menor debe renovar su visado de residencia en Singapur cada seis meses; así hasta que obtenga la nacionalidad de Singapur.
  3. Como antes de la despenalización de la homosexualidad en la India, Singapur prohíbe las relaciones homosexuales masculinas en virtud de la misma sección 377 – del mismo código penal – heredada del colonialismo británico y jamás derogada desde entonces.
  4. Singapur no autoriza aún los matrimonios entre personas del mismo sexo ni las uniones civiles homosexuales.
  5. Singapur no autoriza la adopción de menores salvo a personas solteras o a parejas casadas. Dado que las parejas del mismo sexo no pueden casarse, tampoco pueden adoptar.

Concretamente, el fallo del 17 de diciembre de 2018 viene a decir lo siguiente: os damos la razón por esta vez, pero que no se vuelva a repetir. Por eso calificamos esta victoria de media victoria. Hará falta una segunda media victoria para que la victoria sea completa. Y esa media victoria implica, por una parte, la legalización de las relaciones homosexuales masculinas entre adultos con consentimiento y, por otra, la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho a la adopción homoparental.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg