Angola despenaliza la homosexualidad y prohíbe la discriminación hacia la comunidad LGBT

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Angola despenaliza la homosexualidad y prohíbe la discriminación hacia la comunidad LGBT

[blogMensGo, blog gay del 29-01-2019] Tras años de confusión jurídica, el Parlamento angoleño validó finalmente el pasado 23 de enero un nuevo código penal en el cual ninguno de sus 473 artículos menciona ya la prohibición de « vicios contra natura ». De este modo decidió la Asamblea nacional con 155 votos a favor, uno en contra y siete abstenciones. Además de la legalización ipso facto de la homosexualidad y de las relaciones entre personas del mismo sexo, los diputados han introducido en la ley angoleña un delito de discriminación homófoba. La entrada en vigor del nuevo código penal angoleño tendrá lugar 90 días después de su adopción, es decir a finales de abril de 2019.

Human Rights Watch celebra, en un comunicado, que la ley colonial homófoba haya sido derogada por el nuevo código penal angoleño.

La Constitución de Angola reprimía, según el artículo 7, toda « costumbre » susceptible de « atentar contra la dignidad de las personas ». Ese artículo servía para justificar una ley penal procedente de la época colonial, redactada hace ciento treinta y tres años y nunca derogada desde entonces, que reprimía los « vicios contra natura » y servía también, mediante una redacción imprecisa, para prohibir la homosexualidad y las relaciones sexuales entre adultos homosexuales.

La renovación del código penal permite no solo reconocer que la homosexualidad no es un delito, sino también que la homofobia sí lo es. Los artículos 71 y 172 del código penal angoleño consideran ahora una « circunstancia agravante », entre otras, « la discriminación basada en la raza, el color, el origen étnico, el lugar de nacimiento, el sexo, la orientación sexual, […] ».

La discriminación basada en la orientación sexual de una persona será sancionada a partir de ahora. Quien niegue un empleo o un servicio a una persona basándose en su orientación sexual se expone a una pena que podría llegar hasta los dos años de cárcel.

La asociación Íris Angola ha logrado la aprobación oficial cinco años después de su creación. (Captura de pantalla).

Es la segunda vez en menos de un año que el gobierno angoleño hace un gesto positivo hacia la comunidad LGBT. La vez anterior fue el 12 de junio de 2018, cuando el Ministerio de Justicia dio por fin su aprobación a Íris Angola, asociación de ayuda a las personas LGBT.

El código penal no había sido remodelado desde la independencia de Angola en 1975. Aunque subsistía una confusión jurídica sobre la licitud de esa ley colonial no derogada, esa ausencia de derogación servía como pretexto a las autoridades y a la policía para discriminar a las personas LGBT y para poner trabas al trabajo de entidades como la asociación Íris Angola – antes de que esta obtuviese al fin una aprobación oficial, cinco años después de su creación.

En cambio, los diputados angoleños no han modificado aún el artículo 20 del código civil, que define el matrimonio como « una unión voluntaria entre un hombre y una mujer ».

Entre las cinco excolonias portuguesas en África, solo faltaba Angola por despenalizar las relaciones homosexuales. Las relaciones entre personas del mismo sexo son legales en Guinea-Bisáu desde 1993. En Cabo Verde (2004) y en Santo Tomé (2012), la despenalización se realizó por vía legislativa. Como en Angola, Mozambique también despenalizó la homosexualidad al mismo tiempo que promulgaba un nuevo código penal (2015), pero Mozambique se niega a dar su aprobación a Lambda, la principal asociación LGBT local.

Hasta que el nuevo código penal no entre en vigor... ¡peligro! ©travel.gc.ca

El gobierno de Canadá advierte desde hace mucho a los « viajeros LGBTQ2 » sobre « los riesgos de viajar a Angola ». Como curiosidad, destacar que esa advertencia todavía está online hoy, 29 de enero de 2019.

 

Comentario: El nuevo código penal de Angola muestra avances por una parte, pero también retrocesos. En cualquier caso, está por ver si las autoridades y la policía aplican las estipulaciones del nuevo código penal a la hora de reconocer la homosexualidad.

Por otra parte, el nuevo código penal angoleño endurece las sanciones contra el aborto voluntario y solo admite ciertas excepciones que podrían legitimizar la interrupción del embarazo (Artículo 146). El texto adoptado por los parlamentarios también contiene varias estipulaciones que refuerzan el papel de la religión: ahora está prohibido impedir la celebración de ceremonias religiosas o funerales.

Esto promete ser difícil para los tribunales angoleños. Supongamos que alguien entra en una iglesia e interrumpe el sermón homófobo de un pastor. ¿Quién sería arrestado: el predicador homófobo o el manifestante?

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg