Tasmania autoriza el cambio de género en los certificados de nacimiento

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Tasmania autoriza el cambio de género en los certificados de nacimiento

[blogMensGo, blog gay del 30-04-2019] El pasado 10 de abril, las dos cámaras del Parlamento de Tasmania adoptaron definitivamente, en tercera lectura, una serie de enmiendas a la ley nº 47 de 2018 que pretenden facilitar la vida de las personas transgénero, intersexuales o no binarias. Concretamente, estas personas podrán determinar por sí mismas su identidad de género y hacer que se reconozca – sin intervención quirúrgica, ni tratamiento psiquiátrico, ni certificado médico – en su certificado de nacimiento. Tasmania pasa de este modo, y en pocos años, de la política más retrógrada de toda Australia en tema de derechos LGBT a la actitud, en apariencia, más friendly de todo el país-continente – aunque todavía quede mucho progreso por hacer.

Una ley nueva e innovadora

La principal innovación de esta nueva ley se centra en las modalidades administrativas de cambio de género. Para toda persona mayor de 16 años, bastará con hacer una declaración solemne – incluso sin el consentimiento de los padres – para conseguir que la identidad de género de dicha persona se modifique en el certificado de nacimiento. Hasta ahora, ninguna persona menor de 18 años podía validar un cambio de género sin la autorización de los padres.

Las asociaciones LGBT están satisfechas, como Tasmanian Families for Trans Kids. (captura de pantalla).

En el caso de personas menores de 16 años, en particular cuando se trata de niños intersexuales, los padres están capacitados para no mencionar el género del menor en su certificado de nacimiento. Obtienen así tiempo extra antes de tomar la decisión administrativa relativa al género al que pertenece el menor.

Parece que la nueva ley prohíbe toda discriminación contra las personas trans (por verificar, porque no hemos encontrado el texto completo de la proposición de ley validada por el Parlamento de Tasmania) con motivo de su transidentidad.

Contrariamente a lo que afirmaban los detractores del texto, la nueva ley no prohíbe indicar el género de una persona en el certificado de nacimiento, sino que lo ofrece como una posibilidad. Dicho de otro modo, la nueva ley no cambiará estrictamente nada para nadie, salvo para las personas transgénero. Los padres no estarán obligados a establecer certificados de nacimiento sin género.

Tasmania, de la homofobia de Estado al progresismo friendly

Tasmania fue en 1997 el último Estado australiano en despenalizar las relaciones homosexuales. Hasta el año 2000, la ley consideraba incluso el travestismo como un delito penal: un hombre no podía vestirse de mujer ni una mujer de hombre, y las personas trans vivían un infierno en esta isla supuestamente paradisíaca.

El legislativo transformó después Tasmania en un precursor friendly. Se ha convertido de este modo en el primer Estado australiano en legalizar una forma de unión civil y después instaurar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Y, con motivo del referéndum postal sobre el matrimonio gay, registró la cuarta tasa de opiniones favorables al matrimonio homosexual (63,6 %), es decir dos puntos más que la media nacional.

Transforming Tasmania lo celebra. (Captura de pantalla).

En lo relativo a las personas trans, Tasmania fue también el primer Estado australiano en derogar la norma que obligaba a las personas transgénero a divorciarse antes de reconocer legalmente su modificación de género. La nueva ley confirma que una persona trans ya no tiene que divorciarse para que su identidad de género se reconozca oficialmente, ya que basta con modificar el género en el certificado de nacimiento.

Este cambio tan radical de actitud resulta más sorprendente aún ya que el gobierno de Tasmania se ha opuesto siempre a las nuevas disposiciones votadas por el legislativo y más favorables a la comunidad LGBT+. De este modo, el texto adoptado el pasado 10 de abril es el resultado de una proposición de ley presentada conjuntamente por la oposición laborista y los Verdes, pero rechazada por el gobierno de Tasmania.

Australia ya había suprimido la mención del género en el permiso de conducir. Desde la legalización del matrimonio homosexual en Australia, el 7 de diciembre de 2017, ya no queda ninguna razón válida para que sea obligatoria la mención del género en los documentos oficiales, ya que la principal razón de dicha obligatoriedad era precisamente impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Esperanza y atención

Sin embargo queda mucho por hacer en Tasmania para que se reconozca plenamente a las personas transgénero como semejantes al resto de personas.

La nueva ley entrará en vigor noventa días después del voto o de la promulgación. Pero el gobierno de Tasmania ha hecho saber desde ya que piensa reexaminar la nueva ley – y posiblemente enmendarla o derogarla – en octubre de 2019, con motivo de unos retoques legislativos y con el pretexto de unos posibles efectos secundarios nocivos, pese a que el examen oficial ya ha concluido que las disposiciones votadas el 10 de abril son inocuas.

Es decir que, incluso aunque el Parlamento de Tasmania acaba de dar un gran salto hacia delante, de lo que asociaciones como Tasmanian Families for Trans Kids y Transforming Tasmania se alegran, la perspectiva de un gran salto hacia atrás no debe hacer que se relajan las personas LGBTQI en general, y las transgénero e intersexuales en particular.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg