Los valores friendly se visibilizan; la prueba, en cuatro ejemplos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Los valores friendly se visibilizan; la prueba, en cuatro ejemplos

[blogMensGo, blog gay del 15-05-2019] ¿Visualización o no visualización? Cuatro iniciativas militantes, sin relación entre ellas, pero concomitantes, pretenden modificar – en un sentido más friendly – la percepción de la homosexualidad y de la homofobia: la revista estadounidense Time y el semanario deportivo francés L'Équipe Magazine han elegido mostrar a parejas homosexuales en portada, el gobierno canadiense ha decidido emitir monedas conmemorativas de la despenalización de la homosexualidad y Transport for London ha decidido rechazar cualquier cartel publicitario procedente de países que reprimen la homosexualidad.

De estas cuatro iniciativas, ¿cuál es la más valiente, o al menos la más audaz? ¿Cuál se quedará más en la mente? ¿Y cuál de las cuatro tendrá las repercusiones más positivas para la comunidad LGBT?

Resumen

Pete Buttigieg y su marido Chasten en la portada de Time

En su número del 13 de marzo de 2019, la revista semanal Time titulaba su edición estadounidense – pero no su edición internacional – como “familia presidencial”, o first family en inglés. Dicho de otro modo, una pareja que ansía ocupar el puesto de Donald Trump y de su esposa en las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos.

La presidencia de Estados Unidos en el punto de mira, con Pete Buttigieg (d.) y su marido en portada. ©Time

Y en la foto de portada, una pareja masculina que se abraza; Chasten Buttigieg (de soltero Glezman) a la izquierda y su marido Pete Buttigieg a la derecha. Time se asegura de precisar que, de momento, Buttigieg solo es un alcalde en campaña presidencial. Pero la revista estadounidense hace una apuesta doblemente audaz: primero, poner en portada a un simple candidato a las primarias del Partido Demócrata, que aún debe vencer a diecinueve adversarios para imponerse como candidato único de su partido; segundo, fotografiar a Pete y a Chasten en pareja, exactamente igual que Donald y Melania, Barack y Michelle, George Jr y Laura, Bill y Hillary, George Sr y Barbara.

Es la primera vez que una pareja homosexual sale en portada de Time desde su número de 2013 dedicado al matrimonio entre personas del mismo sexo. La diferencia en comparación con 2013 es que esta vez no hay nada que imponga la presencia de la pareja Buttigieg en la portada de la revista, que podría haber elegido a candidatos demócratas más conocidos que Pete Buttigieg.

La presencia del alcalde de South Bend no se limita a la primera página de la revista. Siete páginas interiores llevan el título – no sin cierta irreverencia – The Mayor (el alcalde) y cuentan la vida, la carrera, la salida del armario y los valores de Pete Buttigieg. Más allá de fórmulas acordadas y de un discurso más o menos preparado, advertimos la actitud positiva de Buttigieg con respecto a los homófobos. Según él, un homófobo con frecuencia se revela como un homófilo en ciernes, y es por eso que no condena totalmente su actitud. La experiencia le ha demostrado que una reacción inicialmente negativa puede transformarse, con el tiempo, en una acción mucho más positiva, incluso militante.

La principal diferencia entre la homofobia de antes y la homofilia de después se basa en el nivel de conocimiento y de información de los ex homófobos con respecto a la homosexualidad y a los homosexuales. Precisamente eso es lo que aporta la presencia de Pete Buttigieg en la portada de Time: un conocimiento mejor informado y, por tanto, capaz de generar más simpatía que rechazo hacia las personas LGBT.

Advertimos que Pete Buttigieg emplea, sin duda a propósito, una palabra muy querida para Barack Obama: audacity (audacia). El tiempo dirá si a él también le espera un destino presidencial.

L'Équipe publica un número especial sobre la homofobia en el deporte

El periódico deportivo francés L'Équipe no se ha conformado con poner a una pareja de deportistas gays en la portada de su edición semanal del 4 de mayo de 2019. Los dos hombres se besan en la boca mientras juegan al waterpolo. La foto ha hecho olas más allá de las piscinas, inundando las redes sociales de comentarios a veces entusiastas, a veces de rechazo, pero rara vez indiferentes.

Besen a quien quieran... entre sus compañeros de equipo. ©lequipe.fr

L'Équipe no limita su análisis a un artículo medio escondido. En las 88 páginas del número especial, casi todo el espacio de redacción se dedica a la percepción de la homosexualidad y de la homofobia en el deporte. La publicación coincide con la emisión en televisión de un documental codirigido por el futbolista gay Yoann Lemaire. « Diversos campeones del mundo del fútbol y Noël Le Graët, presidente de la FFF [Federación francesa de fútbol], se han negado a hacer comentarios al respecto », lamenta el periódico deportivo.

Con total honestidad, el número especial comienza con un largo recuerdo a Justin Fashanu. Justin Fashanu, como ya leímos en este blog, sigue siendo el único futbolista profesional de primera división que reveló su homosexualidad en el curso de su carrera. Incluso su compañero Robbie Rogers se había retirado justo después de hacer pública su homosexualidad – y, sin querer ofender al futbolista americano, admitiremos que Justin era mucho más conocido y popular que Robbie.

Diversos atletas, como la lanzadora de pesos Laurence Manfredi, hablan de su homosexualidad, de su salida del armario y de la reacción de su entorno, de otros atletas y de sus seguidores. L'Équipe habla también largamente de la homofobia ambiental en los estadios en general, y en los de fútbol en particular, ya sea en Francia, en Inglaterra, en Brasil o en México. El deporte amateur, concretamente el fútbol, tampoco queda en el olvido. Este documento habría sido aún más pertinente si hubiera dado la palabra a los árbitros de todos los deportes y, sobre todo, de fútbol, ya que la homofobia reina también dentro del arbitraje.

Transport for London prohíbe los carteles de los países más homófobos

Transport for London (TfL) prohíbe desde ahora cualquier publicidad procedente de 12 países muy poco respetuosos con los derechos de la persona y que reprimen la homosexual de una manera más o menos explícita. Seis de estos países castigan con pena de muerte a las personas « culpables » de relaciones homosexuales.

Sadiq Kahn. El alcalde de Londres es musulmán y apoya las campañas de sensibilización LGBT, como aquí en 2018. ©Greater London Authority

La agencia pública de transporte ha prohibido en el conjunto de su red, desde abril de 2019, cualquier campaña procedente de Brunei, mientras que la sultanía petrolera acababa de anunciar la aplicación estricta de la charia (ley islámica) que prevé la muerte por lapidación de mujeres adúlteras y de homosexuales.

Otros once países, todos de mayoría musulmana, tienen también prohibido fijar carteles. Por orden alfabético, y en cursiva aquellos donde las relaciones sexuales entre adultos del mismo sexo se castigan con la muerte: Afganistán, Arabia saudí, Emiratos árabes unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Pakistán, Qatar, Somalia, Sudán y Yemen.

TfL ha tomado la decisión de prohibir los carteles tras recibir la opinión de la Asociación internacional de personas LGBTI (Ilga). Los 12 países, sus agencias públicas o parapúblicas, sus órganos de comunicación, así como cualquier agencia publicitaria contratada por ellos ya no pueden, por tanto, anunciar los encantos de estos paraísos homófobos.

Esta campaña voluntarista, lanzada por la diputada ecologista Caroline Russell, fue transmitida de manera convincente por el alcalde de Londres, Sadiq Khan (musulmán), y después por TfL.

TfL no se conforma con apoyar el Orgullo (aquí en 2018), sino que lo demuestra notablemente. ©tfl.gov.uk

Por razones contractuales, TfL no puede retirar al teleférico londinense su marca comercial Emirates Air Line cable, cuyo nombre hace referencia a una aerolínea emiratí. Caroline Russell y otros activistas instan a TfL a no autorizar a ninguna entidad de países homófobos o liberticidas a aspirar a la sucesión de Emiratos cuando su contrato haya expirado.

La moneda de Canadá, Royal Mint, celebra el amor LGBT con una pieza conmemorativa

Más que un dólar, veinticinco dólares. Más que veinticinco dólares, un fuerte símbolo. ©mint.ca

Égality/Equality. Bajo esta denominación, el pasado 23 de abril, la moneda real canadiense (Royal Mint) emitió oficialmente una pieza de 1 dólar « en honor al 50 aniversario de la despenalización de la homosexualidad en Canadá ». El dólar « égalité » muestra dos fechas: la de la despenalización de la homosexualidad en Canadá (1969) y la de la emisión de esta moneda excepcional (2019). En ella vemos una imagen de dos personas que se besan bajo la hoja de arce símbolo de Canadá.

Para anunciar esta moneda de la colección, nada mejor que un breve vídeo en YouTube:

Esta moneda especial no está disponible por unidades y cuesta más del doble de su valor facial, es decir 54,95 dólares canadienses (36 euros) por un rollo de 25 monedas. Se ha propuesto una tirada especial de 15 000 rollos de 25 piezas fuera de los circuitos comerciales, pero solo para las personas que residan en Canadá o Estados Unidos.

Destacar que Royal Mint ha emitido una segunda moneda « égalité », también con 15 000 ejemplares y fuera del circuito tradicional, pero con una moneda de 10 dólares (6,6 euros) que se vende por unidad en un estuche especial. Su precio unitario de 49,95 dólares canadienses (33 euros) se explica por estar compuesta de plata pura, por su fabricación en color y por la numeración de cada ejemplar. En ella también vemos a dos personas – en apariencia dos hombres – que se besan entre las palabras equality y égalité.

Joe Average, el diseñador de las monedas conmemorativas LGBTQ2 en Canadá. ©mint.ca

Las monedas, diseñadas por Joe Average y Susanna Blunt, rinden « homenaje a la diversidad, a la libertad de amar a quien cada uno quiera y al camino hacia la inclusión ». La tirada máxima está limitada a tres millones de ejemplares.

En 1969, el Parlamento canadiense despenalizó las relaciones homosexuales entre adultos con consentimiento; la mayoría de edad legal son 21 años. Joe Average es un artista de Vancouver, seropositivo desde 1984.

Qué menos que este estuche para celebrar la moneda de 10 dólares más friendly del mundo. El regalo ideal para los LGBT. ©mint.ca

Las cuatro iniciativas en orden

Cada una de estas iniciativas ha sido noticia – y ha suscitado la polémica, prueba de que la homofobia sigue vigente incluso allí donde el matrimonio homosexual es legal – en su propio país. Pequeño resumen, por orden de aparición en este artículo:

  1. Pete y Chasten Buttigieg en la portada de Time

  2. Dos deportistas se morrean en la portada de L'Équipe

  3. Transport for London prohíbe la cartelería de países homófobos

  4. Canadá emite dos monedas LGBTQ conmemorativas

Y bien, ¿cuál es la iniciativa más valiente/audaz de las cuatro? Personalmente, creemos que la iniciativa numismática canadiense está muy por encima del resto. Por orden decreciente, nuestra clasificación sería 4-3-2-1. O 4-1-3-2, sabiendo que poner en la portada de una revista tan prestigiosa como Time a la pareja homosexual de una personalidad política es tan revolucionario en Estados Unidos como lo sería si en Europa viéramos la foto de Adrien Rabiot, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo con el subtítulo « Soy gay » en la portada de L'Équipe, Marca y Corriere dello Sport respectivamente.

¿Cuál de estas cuatro iniciativas tendrá un impacto mayor y más duradero? Es difícil hacer pronósticos.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg