El World Pride de Nueva York celebra 50 años de Gay Pride con dos desfiles diferentes

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

El World Pride de Nueva York celebra 50 años de Gay Pride con dos desfiles diferentes

[blogMensGo, blog gay del 03-07-2019] El Gay Pride neoyorquino del 30 de junio de 2019 supuso el punto álgido de las celebraciones del quincuagésimo aniversario de los disturbios del Stonewall Inn (fue el 28 de junio de 1969) y materializó el World Pride 2019. Casi 3 millones de personas vieron el desfile compuesto por 150 000 personas, que iba desde los barrios periféricos hasta el centro de Manhattan, pasando por la Quinta Avenida (estimación oficial antes del desfile). Y decenas de miles de personas más honraron con su presencia, ese mismo día, un desfile alternativo más cercano a la tradición reivindicativa y muy alejado de todo mercantilismo y grandilocuencia.

El desfile principal, el del Gay Pride oficial, llevaba por título Heritage of Pride Parade (herencia del desfile del orgullo). Una herencia LGBT y un desfile que subvencionaron 70 empresas colaboradoras y 167 carrozas, según el orden oficial de participación y un recorrido muy señalizado, con un cortejo rodeado por las fuerzas del orden, intervenciones de personalizadas minuciosamente estudiadas y un desarrollo previsto hasta el más mínimo detalle, incluido un concierto de clausura con Madonna. La aparición inopinada de Lady Gaga al margen del desfile también suscitó la sorpresa.

Aquí debajo, tráiler oficial del Gay Pride y el World Pride 2019 en Nueva York...

No aparece ninguna marca o patrocinador, ninguna referencia mercantil en el vídeo. Sin embargo, nos produce un doble sentimiento de incomodidad: primero, las imágenes solo muestran – salvo apariciones fugaces – a adultos jóvenes y a ninguna persona de cierta edad; segundo, las imágenes son exclusivamente festivas, como si el acontecimiento estuviese desprovisto de toda consistencia reivindicativa. Dicho de otro modo, el vídeo oficial no muestra, en absoluto, a los héroes de Stonewall de 1969, en la actualidad septuagenarios en el caso de los más jóvenes, que han participado en los desfiles neoyorquinos más recientes. De ahí la idea – y la pertinencia – de otro desfile, más próximo a los valores históricos y a las raíces de la reivindicación LGBT.

El otro desfile (Queer Liberation March) estaba organizado por una iniciativa llamada Reclaim Pride (reconquistar el orgullo) y pretendía ser todo lo contrario: ningún patrocinador oficial, ninguna carroza, ninguna vigilancia policial (el servicio del orden estaba compuesto por voluntarios). Ese desfile disidente estuvo mucho más próximo a los Gay Prides originales, partiendo del Stonewall Inn (o lo que queda de él) en Greenwich Village hasta llegar a Central Park.

Ese desfile era más comparable, en su espíritu y en su carácter menos ostentoso, al desfile de lesbianas – celebrado la víspera del gran desfile del Pride – y al de personas transgénero, que se han convertido en dos atributos anexos y, sin embargo, imprescindibles del Gay Pride neoyorquino.

Dicho de otra forma, el desfile « canal histórico » ha querido volver a los fundamentos de las reivindicaciones LGBT denunciando los descarríos recientes. Entre dichos descarríos, el pinkwashing de numerosas empresas que subvencionan las iniciativas LGBT con un gran refuerzo publicitario y no dudan en financiar bajo mano a asociaciones y personalidades políticas claramente homófobas. El otro descarrío importante se centra en la fuerte amenaza regresiva de Donald Trump y de su administración en contra de los derechos LGBT, en particular mediante el nombramiento de jueces evangelistas que podrían borrar décadas de avances (en particular el matrimonio entre personas del mismo sexo) mediante el Tribunal federal supremo.

Este año 2019, el desfile oficial y el desfile alternativo han hecho especial hincapié reivindicativo en la precariedad – y la creciente precarización – de las personas transgénero. El tema de los « aseos transgénero » y las medidas del presidente Trump contra el reclutamiento de personas trans en el ejército son solo los episodios más visibles de un entorno institucional cada vez más asfixiante y nauseabundo.

Los dos desfiles estaban programados a distintas horas, lo que permitió que los participantes del desfile alternativo pudieran unirse después a la algarabía del desfile oficial – a y su mercantilismo.

Pese a las apariencias, el pasado fin de semana no se celebraban ni los primeros disturbios LGBT estadounidenses (se dieron en Los Ángeles, diez años antes que en Nueva York) ni el quincuagésimo aniversario del Gay Pride (el primero tuvo lugar en 1970). Ya tendremos ocasión de volver sobre esos dos temas a lo largo del mes de julio, en próximos artículos.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg