Primeras sanciones contra la homofobia en la liga francesa de fútbol

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Primeras sanciones contra la homofobia en la liga francesa de fútbol

[blogMensGo, blog gay del 15-09-2019] Pocos días después de la Ligue 2 (segunda división del fútbol profesional en Francia), le toca el turno a la Ligue 1 (primera división profesional) para sancionar las conductas homófobas en los estadios de fútbol. Los cánticos, las pancartas y los insultos homófobos serán a partir de ahora sancionables, si bien la escala de las sanciones no se ha concretado aún en toda su extensión. El tema ha causado polémica tanto entre unos como entre otros, pero no por las mismas razones.

Índice

Nuevo repaso de los hechos

Todo comenzó en la Ligue 2 el 16 de agosto de 2019, cuando el árbitro del encuentro entre el Nancy y el Le Mans interrumpió brevemente el partido – también con una llamada al orden por parte del locutor – con motivo de los cánticos homófobos entonados por los hinchas del Nancy. Doce días más tarde, la Liga de fútbol profesional (LFP) impuso una suspensión de un partido al graderío Piantoni, donde los hinchas habían llevado a cabo sus actos homófobos.

En ambos casos (interrupción temporal y sanción), se trata de una primicia en el fútbol profesional francés.

Incidentes homófobos recurrentes

Desde el inicio de la temporada 2019-2020 y hasta el 28 de agosto de 2019, la LFP ha contabilizado 18 casos de cánticos o pancartas homófobas en los campeonatos de Ligue 1 y Ligue 2. Incidentes de esta naturaleza han ensombrecido partidos de fútbol en Brest, Mónaco, Lille, Angers y Niza entre otros lugares.

Sería imposible revisar todos los encuentros mancillados por incidentes homófobos. Aquí debajo nos conformaremos con relatar el episodio más significativo – y escandaloso.

Partido Niza-Marsella (28 de agosto de 2019)

A partir del minuto 17 del encuentro entre el Niza y el Olympique de Marsella, los cánticos y después las pancartas homófobas hicieron que el comentarista los llamase al orden, antes de que el árbitro, Clément Turpin, interrumpiera el partido en el minuto 28 durante doce minutos, en los que envió a ambos equipos a los vestuarios.

Aquí debajo, un reportaje y algunas imágenes de las pancartas que ensombrecieron el encuentro Niza-Marsella...

En un primer momento, los seguidores del Niza entonaron « Marselleses maricones » y « Que le den por culo a la Liga ». Tras un infructuoso mensaje por parte del comentarista, el árbitro se dirigió a los capitanes de ambos equipos, pero aun así sin resultado alguno. Y, antes de la interrupción prolongada, dos pancartas acentuaron la dimensión tóxica de la velada.

Bienvenue au groupe Ineos: à Nice aussi on aime la pédale
Bienvenido el grupo Ineos: en Niza también nos gustan los maricas
(pancarta homófoba)

La primera pancarta hacía alusión al nuevo propietario del Niza, el grupo Ineos, del multimillonario inglés Jim Ratcliffe, que posee también un equipo ciclista homónimo. En francés, la palabra femenina pédale significa a la vez “ciclismo” (familiar) y “homosexual” (peyorativo). El carácter homófobo de la pancarta quedaba más patente aún ya que la palabra pédale estaba escrita con letras arcoíris.

LFP/Instance: des parcages pleins pour des stades plus gay.
Solicitud para la LFP: aparcamientos llenos para estadios más gays.
(otra pancarta homófoba)

La segunda pancarta fue más lejos en la homofobia al sugerir reservar lugares concretos para los homosexuales en los estadios.

Como ya lo hizo tras el encuentro Nancy-Le Mans, la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, felicitó al árbitro del encuentro Niza-Marsella por sus decisiones. El árbitro Clément Turpin, por su parte, habría tenido la intención de suspender definitivamente el partido, pero cambió de opinión.

Insatisfacción por un lado y por el otro

Por unas sanciones más severas y apropiadas

Ya se vio con motivo del encuentro Nancy-Le Mans, los exfutbolistas gays Yoann Lemaire y Olivier Rouyer no compartían la misma opinión en cuanto a las sanciones a imponer. El primero parecía bastante satisfecho con las simples interrupciones del partido y las llamadas al orden, mientras que el segundo reclama ante todo sanciones deportivas.

Jean-Luc Romero, gran referente en la lucha contra las discriminaciones homófobas – que reveló en 2002 que era seropositivo, una primicia en el mundo de la política en Francia – no quiere conformarse con unos pocos minutos de interrupción. En una entrevista para Nice-Matin, recomienda una sanción más radical...

Cuando se producen realmente insultos homófobos, no basta con suspender el encuentro diez minutos, eso no sirve de nada. Hay que suspenderlo definitivamente. El día que eso se consiga, la gente que no es homófoba se pondrá furiosa, y puede que eso ayude a razonar a la minoría que se permite cualquier cosa.

Didier Deschamps, seleccionador del equipo de Francia, estima que « hay que ser intransigente » frente a los cánticos y las pancartas homófobas, pero reconoce que « es un problema difícil de solucionar, que exige una reflexión más profunda ». Y a entender que esto podría afectar también a los próximos encuentros en casa del equipo nacional de Francia.

La paleta de sanciones propuestas por los unos y por los otros va desde la simple interrupción, hipotéticamente prolongada (Yoann Lemaire, Didier Deschamps) hasta la suspensión definitiva del encuentro (Jean-Luc Romero), incluso una sanción deportiva inmediata con un partido perdido frente al club hacia el que los hinchas dirigen sus actos homófobos (Olivier Rouyer).

¿Homófobos sin homofobia?

Mucho más indulgentes se muestran los dirigentes de los clubes, los seguidores y la mayor parte de los futbolistas profesionales.

Digamos, para simplificar, que los dirigentes afirman no tener los medios para silenciar la homofobia de los seguidores y rechazan toda posible sanción deportiva, que consideran excesiva. Pase por la suspensión de un graderío y, si no hay más remedio, del estadio entero, pero solo durante un partido; o quizás una multa, pero no demasiado severa.

Por su parte, numerosos seguidores (¿mayoritarios?) defienden ya sea el carácter no homófobo de sus cánticos y pancartas (que serían simples insultos sin referencia concreta a la homosexualidad), ya sea el « folclore » futbolístico (una característica tradicional de los partidos desde hace décadas). Por otra parte, la mayoría de los hinchas incriminados no ven homofobia alguna en sus comentarios, o no comprenden la dimensión explícita o implícitamente homófoba.

En francés, enculé se dice casi exclusivamente para referirse a la sodomía practicada entre hombres. No se habla nunca (o rara vez) de enculée (en femenino), lo que demuestra la referencia a la homosexualidad masculina y la homofobia de dicho comentario.

Una burla para las instancias del fútbol

Durante un mismo partido Lyon-Burdeos, grupos de seguidores respondieron de una manera graciosa y sarcástica, reprochando a las instancias del fútbol sus contradicciones mediante pancartas.

Roxana [Maracineanu], tu parleras d'homophobie au Qatar en 2022.
Roxana [Maracineanu], hablarás de homofobia en Qatar en 2022.
(pancarta irónica)

Fifa, Roxana, [Marlène] Schiappa: l'homophobie n'est-elle grave que sans pétrodollars?
Fifa, Roxana, [Marlène] Schiappa: ¿la homofobia solo es grave sin petrodólares?
(otra pancarta irónica)

Estas dos pancartas hacían referencia a la celebración, en 2022, del Mundial de fútbol en Qatar, país homófobo como ninguno. También hacían alusión, sin nombrarlo, al PSG, club parisino financiado por Qatar. Se trataba, sobre todo, de criticar la lucha oficial contra la homofobia en los estadios de fútbol franceses, lucha que ciertos seguidores consideran excesiva o inoportuna.

Una tercera pancarta ironizó al señalar los riesgos para la libertad de expresión, la libertad de creación y el derecho al humor, haciendo referencia a la obra de teatro Le Père Noël est une ordure, que tuvo un inmenso éxito en 1979 y cuya adaptación al cine en 1982 se ha convertido en obra de culto pese a unos diálogos a veces anticuados...

Le Père Noël est une ordure sin “Je t'encule Thérèse” sería un sueño igual que un estadio sin ironía.

Comentario. Según estos hinchas, las expresiones ligadas a la sodomía (je t'encule, enculé...) no serían en absoluto homófobas.

La argumentación de esas personas no tiene ninguna lógica.

Para empezar, porque esas expresiones ligadas a la sodomía son proferidas por quienes las enuncian y percibidas por quienes las reciben como auténticos insultos; no como una simple broma entre hinchas de dos equipos, más bien al contario.

Además, porque la sodomía a la que hace referencia es la que se practica en las relaciones sexuales masculinas. Es muy raro que el insulto enculé(e) se dirija a una mujer, en todo caso nunca hemos tenido ocasión de verlo... antes del incidente que relatamos a continuación.

También en un estadio de fútbol de Francia (el 24 de agosto de 2019, con motivo de un encuentro Angers-Metz), una pancarta logró expresar a la vez la homofobia y la misoginia de ciertos seguidores...

Para quienes no se hagan una idea, he aquí el mensaje tan poco elegante de dicha pancarta:

Árbitra encul**a, ¿es homófobo para una mujer?

La pancarta iba dirigida a la árbitra del encuentro, Stéphanie Frappart, a quienes esos cretinos insultaron llamándola « árbitra enculada », con el objetivo principal de burlarse de la Federación francesa de fútbol (FFF) y de la LFP.

Esas alusiones a la sexualidad homosexual masculina transmiten a la vez clichés arraigados y una voluntad de dominación, incluso de sumisión. Los clichés hacen referencia a la supuesta falta de virilidad y a la supuesta pasividad que los homófobos asocian a los gays. Bastaría sin embargo que esos mismos homófobos se dejaran sodomizar para entender, de una vez por todas, la profundidad de su error. De forma indirecta, esta referencia degradante pretende rebajar a quien la recibe al rango de un ser inferior al que hay que someter al dictado de quien se supone viril o supuestamente « normal ». Sumisión, incluso cosificación; dicho de otro modo, negar la virilidad y la humanidad de su congénere considerándolo poco menos que un animal. (Fin del comentario).

¡Mucho mejor en casa de la reina de Inglaterra!

En el Reino Unido, las instancias oficiales y los clubes de fútbol no se conforman con deseos piadosos ni con palabras: actúan.

Existen grupos de hinchas de fútbol abiertamente gays, por ejemplo los Gaygooners, expresión difícil de definir por la polisemia de la palabra goon (cretino, gorila, rufián). Hay que saber que la palabra gooner significa “obseso de la masturbación” (masculina) y que los seguidores de los Gunners (los jugadores del Arsenal) se denominan Gooners. En resumen, los Gaygooners nacen y se desarrollan con el club londinense Arsenal.

Asociaciones similares prosperan en otras ciudades, como los Proud Seagulls (gaviotas orgullosas) de Brighton.

La asociación Kick It Out, que promueve la igualdad, la inclusión y la lucha contra las discriminaciones en el fútbol inglés, critica concretamente las discriminaciones homófobas, bífobas y tránsfobas en el fútbol y a todos los niveles, ya sea en la escuela o en los estadios. La asociación, en colaboración con True Vision (una entidad creada por la policía), invita a los testigos y víctimas a denunciar en una página web cualquier crimen, delito o agresión de carácter discriminatorio, en particular debido a la orientación sexual o a la identidad de género de una persona o de un grupo de personas.

© kickitout.org

Y desde 2013, en colaboración con la Premier League (primera división profesional) y la English Football League (divisiones inferiores), la asociación Kick It Out propone además una aplicación homónima para smartphones iOS y Android que permite denunciar comportamientos LGBTfobos desde el interior del propio estadio. Los testigos y víctimas pueden adjuntar a su denuncia cualquier documento (foto, audio, vídeo) susceptible de demostrar sus palabras. Desde 2016, más de una de cada cinco denuncias por discriminación se transmitieron mediante la aplicación Kick It Out.

Desde la recepción de la denuncia, los guardias del estadio se aproximan al lugar y advierten a los infractores. Los casos más graves son llevados ante la policía y la justicia.

Los clubes no se quedan atrás y organizan diversas iniciativas de sensibilización, por ejemplo los cordones multicolores que llevan los jugadores o banderas de corner arcoíris.

¿Por qué una actitud más voluntarista en Reino Unido que en Francia? Quizá porque un solo futbolista profesional de alto nivel, Justin Fashanu, salió del armario en el curso de su carrera, antes de suicidarse por calumnias homófobas – y el mundo del fútbol inglés lo recuerda, empezando por los seguidores, los clubes y la liga de fútbol.

El futuro dirá...

En Francia se celebró una reunión el 11 de septiembre entre las diversas partes implicadas: instancias deportivas, autoridades políticas, representantes de futbolistas y de clubes, colectivos de hinchas y asociaciones de lucha contra la homofobia. Durante esa reunión se aclararon la metodología y las sanciones contra la discriminación en general y en particular contra la homofobia en los estadios de fútbol.

Olivier Giroud declaró en una entrevista a Le Figaro el 6 de septiembre que conviene distinguir las consignas homófobas y las pancartas homófobas, por lo tanto aplicarles un tratamiento distinto.

No hay que mezclarlo todo. Esas consignas existen desde hace años y no hay que confundirlas con las pancartas recientes. Hay una amalgama que no entiendo. ¿Podemos evitar esas consignas? No lo sé. Pero las pancartas sí.. Hay que identificar a los causantes de problemas y expulsarlos de los estadios.

El exjugador francés recalca que la homosexualidad sigue siendo « un verdadero tabú » en el mundo del fútbol, hasta tal punto que desaconseja a los jugadores gays salir del armario. Pese a que el principio de una salida del armario parece loable, su ejecución real resulta mucho más complicada de lo que parece.

Pero en la realidad es difícil asumir la homosexualidad en el mundo del fútbol. Quizá imposible. Algunos lo han hecho, pero personalmente no conozco a homosexuales en el mundo del fútbol. […] Ni siquiera se sabe en los vestuarios. […] El problema es que después [de una salida del armario] pueden marginarte, tendría sin duda consecuencias negativas.

Olivier Rouyer, en una entrevista para M le magazine du Monde del 7 de septiembre de 2019, confirma su deseo de un partido de suspensión para el equipo local en caso de incidentes homófobos en el estadio. El antiguo compañero de equipo de Michel Platini estima que pueden aplicarse los mismo remedios contra la homofobia en los estadios que los que se aplicaron con éxito contra el racismo. Y señala que los tiempos han cambiado desde que colgó las botas en 2006:

Cuando yo jugaba, el insulto « maricón » no existía. Los imbéciles de la época se cebaban más con los jugadores de color. Pero entonces eso se acabó. Por lo tanto, es posible hacerlo. Porque estamos en el mismo punto. Los insultos homófobos solo los vemos en el fútbol. Nunca en el baloncesto, en el rugby...

Comentario. ¿Los hinchas son más bestias en los estadios de fútbol que en los estadios de rugby, baloncesto, voleibol, curling, biathlon? No, no son los estadios los que vuelven estúpidos a los seguidores, es la estupidez de una minoría de seguidores la que convierte la atmósfera de los estadios en algo irrespirable que amarga la vida a todos los gays, sean o no hinchas.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg