Palmarés de las ciudades estadounidenses más inclusivas: And the winners are…

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Palmarés de las ciudades estadounidenses más inclusivas: And the winners are…

[blogMensGo, blog gay del 13-12-2019] La 8ª clasificación anual de inclusividad municipal en Estados Unidos, o Municipal Equality Index (MEI), ha otorgado a 88 de las 506 ciudades evaluadas la puntuación máxima de 100 puntos por su política con respecto a la población LGBT. Supervisada por Human Rights Campaign Foundation en colaboración con Equality Federation Institute, este palmarés significa que 88 ciudades estadounidenses hacen (casi) todo para acoger, respetar y proteger a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en el conjunto de su territorio mediante la promulgación de leyes, normativas, subvenciones, programas e iniciativas específicas. Eso demuestra por tanto una política municipal realmente inclusiva en esas 88 ciudades, si bien la actitud de los habitantes hacia las personas LGBT puede resultar menos acogedora e incluso más fría, e incluso si algunas de esas ciudades están situadas en estados LGBTfobos. Si el MEI estadounidense es más completo que el palmarés de ciudades francesas del que hablamos aquí, es sobre todo por razones técnicas – y también por la cantidad de medios y patrocinadores.

Máxima puntuación para 88 ciudades

Nada menos que 88 ciudades (el 17 % del panel) han obtenido la nota máxima de 100, mientras que 14 ciudades (en torno al 3 %) no han obtenido ningún punto; la puntuación media está en 60 puntos (con una subida de 2 puntos con respecto a 2018). Un cuarto de las ciudades ha obtenido menos de 40 puntos, otro cuarto más de 89 puntos y la mitad de las ciudades más de 60 puntos.

San Francisco ha obtenido la nota máxima, y eso no ha sorprendido a nadie. © Rezaul Karim / Unsplash

Solo 11 ciudades obtuvieron la puntuación máxima en la edición de 2012, y en 2018 fueron 78 las ciudades que lograron 100 puntos. El número de ciudades con la puntuación máxima ha tenido por tanto un incremento de 10 unidades en un año, mientras que los criterios estudiados en 2018 y en 2019 siguen siendo idénticos. Del mismo modo podemos constatar que 38 ciudades han registrado una puntuación mejor en 2019 que en 2018.

No perderemos el tiempo con las 14 ciudades que no han obtenido ningún punto.

Criterios múltiples y variados

Las 506 ciudades del panel han sido evaluadas siguiendo casi 100 criterios, desde los más generales a los más específicos.

Mencionaremos aquí debajo algunos de dichos criterios, con el número de ciudades interesadas entre paréntesis y la progresión unitaria en 2019 en comparación con 2018. La indicación top-88 hace referencia a las 88 ciudades que han obtenido 100 puntos.

  • 408 ciudades (+30) han ejercido una política de acceso igualitario al empleo que incluye la orientación sexual o la identidad de género.
  • 200 ciudades (+24), todas ellas en el top-88, han establecido un comité de comunicación LGBT con los servicios policiales; y 182 ciudades (+20), 81 del top-88, con una dirección municipal de alto nivel.
  • 182 ciudades (+19), 79 de ellas en el top-88, obligan a sus proveedores y subcontratistas a no practicar ningún tipo de discriminación en el empleo fundamentada en la orientación sexual o la identidad de género.
  • 164 ciudades (+17), 81 de ellas en el top-88, ofrecen prestaciones de sanidad favorables a su personal transgénero.
  • 118 ciudades, 48 de ellas en el top-88, ofrecen las mismas ventajas a todos los cónyuges de su personal, ya se trate de parejas homosexuales o heterosexuales.
  • 101 ciudades proponen aseos individuales sin género, de acuerdo con la normativa de la ciudad, del condado o del estado.
  • 59 ciudades (+13) han obtenido más de 85 puntos aunque pertenecen a un estado que no protege a las personas LGBT. De ahí el sobrenombre, All-Star Cities.
  • 28 ciudades (+11) prohíben las terapias de conversión, aunque su estado no las prohíba.

En la clasificación final se han tenido en cuenta decenas de criterios más. Por ejemplo, el hecho de transmitir al FBI las estadísticas de los crímenes y delitos LGBTfobos (todas las top-88), el hecho de tener un alcalde abiertamente LGBTQ o que ha nombrado altos cargos LGBT (66 del top-88), el hecho de subvencionar directamente los servicios de ayuda a personas seropositivas o con sida (63 del top-88), de tener una legislación más favorable que su estado a la no discriminación de las personas trans (36 del top-88), o incluso de subvencionar directamente los servicios centrados en la comunidad trans (29 del top-88).

En California, los municipios más friendly son los del litoral. © Iris Papillon / Unsplash

San Francisco, Orlando, Phoenix y otras

Nada menos que 13 ciudades californianas, entre ellas San Francisco, evidentemente, han obtenido una puntuación de 100. Tampoco nos sorprende demasiado, ya que California – en particular en las regiones costeras – se enorgullece de una presencia LGBT significativa y de una predominancia friendly. A falta de poder citar las 88 ciudades que han obtenido la puntuación perfecta, mencionaremos a continuación algunas particularidades interesantes.

Entre las ediciones 2018 y 2019 del palmarés, la nota de dos ciudades ha aumentado más de 50 puntos. Se trata de Overland Park (+54), en Kansas, y de Norman (+51) en Oklahoma.

Entre las 59 All-Star Cities que han obtenido más de 85 puntos en un estado jurídicamente homófobo, algunas han alcanzado los 100 puntos. Es el caso, entre otras, de Phoenix, Atlanta, Dallas, Cleveland, Detroit, Orlando y Filadelfia.

De los 22 puntos de bonus posibles, el máximo de puntos atribuidos a una misma ciudad ha sido 17. Seis ciudades han obtenido los 17 puntos suplementarios, lo que ha permitido a dos municipios californianos (Palm Spring y West Hollywood) obtener los dos puntos que les faltaban para alcanzar el máximo de 100, que las otras cuatro ciudades (Madison, San Antonio, San Francisco y Nueva York) ya habían alcanzado incluso antes del recuento de puntos extra.

Puntos fuertes y débiles

Como ya hemos precisado, la clasificación de una ciudad no garantiza el comportamiento de sus habitantes y de sus empresas, o del condado o estado del que dependa dicho municipio. Se puede por tanto vivir en una ciudad del top-88 donde las empresas privadas tienen el derecho de discriminar a las personas LGBT ya que no ejercen como organismo público o delegación de un servicio público de carácter municipal. Del mismo modo, se puede vivir en una ciudad que haya obtenido una baja puntuación MEI y que la población se muestre mucho más calurosa hacia las personas LGBT.

Un contexto administrativo particular

La estructura administrativa del paisaje urbano estadounidense distingue dos tipos de entidades: las ciudades (a las que podemos denominar cities para las más grandes y towns para las más pequeñas) y los municipios. La ciudad de Washington posee un estatus administrativo de distrito y no de ciudad o de municipio; por lo tanto no forma parte del panel MEI, aunque hubiera legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo (cosa que ninguna otra ciudad tenía el derecho legal de hacer en Estados Unidos) y que muestre una tasa elevada de parejas del mismo sexo.

Dicho de otro modo, las estadísticas del panel MEI no son representativas del conjunto urbano del país, ni mucho menos del país en sí, ya que más de dos tercios de los habitantes no están incluidos.

Una iniciativa feliz

Celebramos sin embargo el foco que ofrece esta clasificación, que beneficia tanto a los temas LGBT como a las ciudades mejor clasificadas o que destacan por su progreso. El MEI 2019 otorga además una importante publicidad a ciudades como Norman (Oklahoma), Anchorage (Alaska) o Richmond (Virginia).

Sin embargo, la elaboración del palmarés no es aplicable ni comparable con otros países. Para empezar, por la estructuración administrativo-judicial del espacio urbano en Estados Unidos. Además, por el acceso a los datos públicos, mucho más fácil en Estados Unidos que en la mayor parte de países europeos. Por último, por el tipo de datos que se pueden obtener: mientras que en Estados Unidos se puede recopilar información sobre la etnia o la orientación sexual, un país como Francia rechaza categóricamente todo registro étnico o sexual.

Difícil de extrapolar

La diferencia entre estas dos opciones estadísticas produce tantas ventajas como inconvenientes. Es una ventaja poder cuantificar y calificar los ingredientes de una política municipal LGBT-friendly, dar a conocer la clasificación y, al mismo tiempo, ayudar a las ciudades implicadas. Efecto bola de nieve, ya que el hecho de conocer los criterios y una categoría de población permite aplicar mejor dichos criterios y satisfacer mejor a dicha población. Dicho de otro modo, se centran en la visibilidad antes que en la invisibilidad.

El peso de las asociaciones, los criterios jurídicos y los abogados es mucho menor en Europa que en Estados Unidos. Eso tiene como resultado que numerosas personas LGBT del Viejo Continente prefieran seguir siendo invisibles o no militar abiertamente por una mayor inclusividad, por miedo a la estigmatización o a las consecuencias desafortunadas. El contexto de Europa occidental, más propicio al respeto de la vida privada, lleva el germen de la imposibilidad de establecer un palmarés estadísticamente fiable y exahustivo, además de una delimitación administrativa y jurídica más incierta, tanto por la recopilación de datos como por el tratamiento de los mismos y la difusión de los resultados.

Por imperfecta y llena de lagunas que pueda parecer, la clasificación MEI tiene el mérito de existir, de sugerir un camino hacia la ejemplaridad y de proporcionar elementos de reflexión y de perfeccionamiento muy concretos.

Metodología. La edición 2019 del Municipal Equality Index (índice municipal de inclusividad) ha evaluado a 506 ciudades estadounidenses que en total cuentan con más de 94 millones de habitantes, es decir casi un tercio de la población nacional. La puntuación de cada ciudad, que valora la inclusividad municipal con respecto a la población LGBT, va de 0 a 100. Criterios aplicables a ciertas ciudades solo permitían obtener un máximo teórico de 22 puntos de bonus, que se sumaban a la nota regular, cuyo máximo solo podía ser 100.

El palmarés MEI, establecido en los 50 estados, incluye las 50 capitales, las cinco ciudades más grandes de cada estados, las 200 más grandes del país, 75 ciudades o municipios con una fuerte proporción de parejas del mismo sexo y 98 ciudades elegidas por las filiales locales de HRC y Equality Federation.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg