Hacia la legalización del matrimonio homosexual en Irlanda del Norte

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Hacia la legalización del matrimonio homosexual en Irlanda del Norte

[blogMensGo, blog gay del 05-01-2020] Con motivo del vacío político-parlamentario que dura desde finales de 2016 en Irlanda del Norte, Julian Smith, el secretario de Estado británico para Irlanda del Norte, firmó el pasado 19 de diciembre de 2019 una nueva reglamentación que pretende legalizar el matrimonio homosexual en Irlanda del Norte a partir del 13 de enero de 2020. Como hay que publicar las amonestaciones matrimoniales con veintiocho días de antelación, las primeras parejas homosexuales podrán casarse a partir del 14 de febrero de 2020, es decir el día de San Valentín, en toda Irlanda del Norte y en particular en la capital, Belfast.

Julian Smith en Twitter: La firma de unos documentos históricos y progresistas. © Julian Smith

La fecha de entrada en vigor del matrimonio homosexual en Irlanda del Norte no ha sido elegida por casualidad. Irlanda del Norte es el único territorio de las islas británicas y anglo-normandas que aún no ha legalizado el matrimonio entre personas del mimo sexo, ya que hasta la minúscula isla de Sark acaba de optar por la legalización.

En marzo de 2018 llegó a las dos cámaras del parlamento británico una moción bipartita presentada respectivamente por el diputado laborista Conor McGinn y el lord conservador Hayward. Una ley votada en julio de 2019 por el parlamento de Westminster fijaba el 21 de octubre de 2019 como fecha límite para la reactivación de un gobierno y de un parlamento en Irlanda del Norte, a falta de lo cual el gobierno y el parlamento británicos sustituirían a sus homólogos norirlandeses. El vacío constitucional en Irlanda del Norte habría permitido a Londres y Westminster actuar en lugar de Belfast y Stormont.

El ministro Julian Smith aprobó, el mismo 19 de diciembre, el informe de un futuro acuerdo político susceptible de poner fin al vacío institucional. Es por tanto el poder londinense, mediante el documento firmado por el ministro Smith, quien introduce una revisión de las leyes norirlandesas en cuanto a la terminología; los matrimonios ya no transformarán solamente a un hombre en marido y a una mujer en esposa, sino a dos personas no casadas en una pareja unida en matrimonio, sea cual sea el sexo de sus dos cónyuges.

Los homófobos entendieron que no podrían impedir la legalización del matrimonio homosexual en Irlanda del Norte bajo pretexto de creencias religiosas, porque la actividad gubernamental y parlamentaria no se restaurará antes de la entrada en vigor de la nueva normativa.

A falta de poder impedir esta legalización, esos mismos homófobos se esfuerzan ahora por modificar su extensión. También bajo pretexto de creencias religiosas y de libertad de expresión. Las modalidades precisas del matrimonio homosexual quedan por definir, en particular en lo relativo a posibles exenciones o cláusulas de conciencia.

¿Dentro de poco, banderas arcoíris en todas las calles de Belfast? © Andrew Butler / Unsplash

Las negociaciones en curso dejan entrever que las autoridades de Irlanda del Norte (NIO) podrían aceptar diversas enmiendas o derogaciones antes de la entrada en vigor de la ley. La NIO aún no ha dado a conocer el alcance de estas modificaciones de último minuto. Organizaciones cristianas reclaman que los ministros de culto no deban estar obligados a organizar matrimonios religiosos homosexuales. En nombre de la libertad de expresión, exigen que la crítica al matrimonio entre personas del mismo sexo no se considere un delito.

Por último, los responsables religiosos quieren también legalizar la discriminación homófoba, lo que otorgaría a un organismo religioso – bajo pretexto del respeto a sus propios valores – el derecho a excluir o despedir a cualquier persona que se casase con alguien de su mismo sexo.

El futuro dirá dónde pretende el gobierno británico poner el cursor de la igualdad. También tendrá que pronunciarse sobre las escuelas religiosas (¿excluir o rechazar a alumnos si sus padres forman una pareja homosexual?) y las empresas privadas (¿despedir a un asalariado que se case con alguien de su mismo sexo?).

El futuro dirá también en qué medida Irlanda del Norte seguirá los pasos de Irlanda en lo relativo al matrimonio homosexual. Sea como fuere, Belfast se convertirá dentro de poco en lugar de celebración para la gente que se quiere. Belfast es también el título de una canción de Boney M que se escuchaba sin parar hace décadas.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg