Los suizos dicen sí a una protección judicial contra la homofobia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Los suizos dicen sí a una protección judicial contra la homofobia

[blogMensGo, blog gay del 21-02-2020] Por el 63,1 % de los votos a favor del sí, la votación del 9 de febrero de 2020 da luz verde al gobierno federal para transformar la homofobia en un delito penal. Se trata concretamente de ampliar la norma antirracista, es decir el artículo 261 bis del código penal suizo (sobre su significado jurídico, leed nuestro artículo), a las discriminaciones gayfobas, lesbofobas y bifobas. La extensión de la norma antirracista no necesita ningún otro retoque legislativo y podría entrar en vigor a partir de julio de 2020.

Los cantones francófonos, en promedio, lo han hecho mucho mejor. 😉 © bk.admin.ch

Una victoria incontestable

Cifras elocuentes

Los resultados del escrutinio no dejan lugar a la ambigüedad. Nada menos que el 40,9 % del electorado suizo depositó su papeleta en la urna, es decir un fuerte índice de participación si se compara con otras votaciones. A nivel nacional, el sí ha ganado con un 63,1 % frente al 36,9 %. El detalle de las cifras ofrece tendencias a la vez más finas y marcadas.

Cuatro de cada cinco papeletas se pronunciaron a favor del sí en el cantón de Vaud (80,2 %), con casi un 86 % en Lausana, que confirma así su estatus de ciudad friendly por excelencia. Eso demuestra lo orgulloso que está MensGo.com de su ciudad.

Otros cantones de la Suiza francófona focalizaron a tres cuartas partes del electorado en el sí, en concreto Ginebra /76,3 %), Jura (73,8 %) y Neuchâtel (73,7 %). El sí domina ampliamente también en el Valais (62,7 %) pese a las reticencias de su parte más rural, donde la extrema derecha causa furor.

En los cantones germanófonos, la palma se la llevan Bâle-Ville (71,9 %), y Friburgo (68,4 %), por delante de Zúrich (63,5 %) y muy por delante de la capital Berna (59,5 %). Destacar también, en zona italoparlante, el bonito resultado de Tesino (66,8 %).

Solo tres cantones de veintiséis no dieron su mayoría a la ampliación de la norma antirracista, de manera rotunda en Appenzell Rhodes-Intérieures (45,9 %), pero de manera más ajustada en los cantones de Uri (48,9 %) y Schwyz (48,3 %).

Veintitrés cantones a favor y tres cantones en contra. La victoria del sí, amplia en porcentaje, se revela aplastante en valor absoluto con respecto a la división administrativa. Tras lograr convocar una votación sobre el tema, las dos únicas formaciones políticas (UDF y UDC) opuestas al sí han tenido que admitir su sonada derrota ante micrófonos y cámaras.

Satisfacción (casi) unánime

Solo esas dos formaciones ultraconservadoras ponían mala cara al término del escrutinio. Todos los demás partidos políticos aplaudieron el civismo y el sentido común del pueblo suizo, que acudió a las urnas para poner a los homófobos en su sitio.

Pink Cross celebró « un gesto importante contra la homofobia ». E incluso el primer gesto de un recorrido hacia la igualdad universal de derechos.

¿Matrimonio para todos? Cuanto más verde, más de acuerdo están los suizos. El Parlamento ya sabe lo que le queda por hacer. © pinkcross.ch

¿Hacia el matrimonio igualitario?

El principal reproche que podría hacerse contra la ampliación de la norma antirracista a los insultos y ataques homófobos es que se limite a la orientación sexual y no mencione la transfobia. No se trata de un olvido, sino de la voluntad del Parlamento, que ya se había pronunciado sobre ese asunto el año pasado.

La amplia victoria del sí deja sin embargo la puerta entreabierta a una nueva ampliación de la norma antirracista, esta vez en lo referente a los casos de transfobia e interesexofobia. Del mismo modo, podría vislumbrarse una simplificación del proceso relativo al cambio de sexo ante la administración.

¿Y si esta gran victoria suponía una primera etapa hacia objetivos más ambiciosos, pero también legítimos? Entendemos por eso una legalización del matrimonio homosexual y el acceso de todas las mujeres a la reproducción asistida. ¿Una utopía? No necesariamente...

Después de este SÍ tan contundente, la comunidad LGBTI desea aprovechar esta dinámica para que no solo la extensión de la norma penal sea una realidad en los hechos, sino también para que la igualdad de derechos para todos y todas sea una realidad en suiza, con el matrimonio igualitario como próxima etapa.
Pink Cross, 9 de febrero de 2020

De hecho, el Consejo nacional (cámara baja del Parlamento), se inclinará en marzo de 2020 hacia una posible apertura del matrimonio a todas las parejas, sea cual sea su orientación sexual. No se trata de un simple capricho parlamentario, sino de una respuesta de los diputados a un fenómeno social: la mayor tolerancia de los suizos hacia la homosexualidad y su mejor aceptación de las reivindicaciones LGBT más elementales.

¿Matrimonio homosexual y adopción homoparental? Cuanto más verde más de acuerdo están los suizos. © pinkcross.ch

Falta saber qué alcance darán los parlamentarios a la noción de igualdad. Podría ser una igualdad para todas las parejas en lo relativo al matrimonio solamente o una igualdad integral de derechos, con el matrimonio homosexual, la adopción homoparental por filiación automática y el acceso a la reproducción asistida para parejas de mujeres casadas.

En estos tres temas, la población parece haberle tomado la delantera a sus representantes políticos y parlamentarios. Eso es lo que demuestra una encuesta realizada por gfs-Zurich para Pink Cross y publicada el día siguiente a la victoria del 9 de febrero, mediante tres estadísticas principales que tienden hacia una igualdad integral de derechos:

  • 81 % de los suizos se muestra favorable al matrimonio para todos.
  • 67 % se muestra favorable a la adopción homoparental.
  • 66 % dice sí al acceso de las parejas de mujeres a la donación de esperma.

La aceptación del matrimonio homosexual trasciende todos los desacuerdos políticos. Incluso los simpatizantes de UDC – el partido que ha suscitado la votación sobre la ampliación de la norma antirracista, única formación política que no apoya oficialmente el matrimonio homosexual – se declaran a favor, por un 66 %, de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Podemos resumir – como constatan LOS y Pink Cross, las organizaciones de lesbianas y gays en Suiza – en dos frases la revolución de la mentalidad helvética estos últimos años o incluso estos últimos meses:

Die Schweizer Bevölkerung will die Ehe mit allen damit verbunden Rechten und Pflichten öffnen. Die Ehe ist schlussendlich auch da, um Familien und Kinder zu schützen, deshalb müssen diese zwingend Teil der Vorlage zur Ehe für alle sein.
(La población suiza quiere abrir el matrimonio con todos los derechos y obligaciones que le corresponden. Después de todo, el matrimonio sirve también para proteger a las familias y a los menores, es por lo tanto imperativo integrarlos en un modelo de matrimonio para todos).
Muriel Waeger, directora de LOS y Pink Cross para Romandía

Metodología. Encuesta de gfs-Zürich para Pink Cross realizada por teléfono a 1012 adultos representativos de la población en la Suiza alemana (75 %) y francesa (25 %). Cuestionario realizado del 14 al 26 de octubre de 2019. resultados compilados el 7 de noviembre de 2019, sondeo publicado el 10 de febrero de 2020.

Coca-Cola había previsto el éxito

Antes de la votación del 9 de febrero, la campaña de sensibilización no se limitaba a la distribución de folletos, a la creación de páginas web o a la izada de decenas de miles de banderas arcoíris.

Coca-Cola ha escrito "small country" porque la discriminación homófoba sigue siendo legal en Suiza... antes de la modificación efectiva de la norma antirracista. © Coca-Cola

Una de las manifestaciones más visibles, al menos desde el punto de vista mediático, fue la campaña de Coca-Cola en los medios helvéticos. La multinacional estadounidense ha generado páginas de publicidad en la prensa escrita francófona, germanófona e italófona de Suiza. Para colocar en ellas sus botellas de refrescos, cierto, pero no cualquier botella: botellas con un mensaje escrito en horizontal con los colores de las reivindicaciones LGBT.

Coca-Cola multiplicaba incluso su botella por cinco, una por cada idioma autóctono o vehicular de Suiza: alemán, francés, italiano, romanche, inglés. Dicho de otro modo: imposible no entender el mensaje.

¿Se trata de pinkwashing? El alcance y la visibilidad de la campaña pro-LGBT de Coca-Cola sugieren que no. la marca corre así un auténtico riesgo comercial; no en Suiza, sino en países represivos con la homosexualidad y las personas LGBT, donde la campaña de publicidad helvética es susceptible de perjudicar los intereses comerciales del líder mundial de bebidas sin alcohol.

Cinco botellas en cinco idiomas 🙂 © Coca-Cola

Swiss no quiere más chocolate homófobo en sus aviones

Swiss dejará de ofrecer dentro de poco chocolates Läderach a bordo de sus aviones. La aerolínea anunció en enero (la decisión se habría tomado en noviembre de 2019) que los productos de esa chocolatera suiza no se distribuirían más en los vuelos a partir de mediados de abril de 2020. El motivo: la militancia homófoba de Johannes Läderach, el dueño de la sociedad homónima, ha terminado por ofender a la filial de Lufthansa.

¿Cuál es la huella de carbono de una tableta de chocolate que toma un avión? 😉 © Tetiana Bykovets / Unsplash

Johannes Läderach no se contenta con dirigir la empresa familiar. También utiliza el pretexto de su fe cristiana para militar a favor del oscurantismo más reaccionario y homófobo. Para hacerlo, utiliza tres canales: sus actividades personales, su comercio de chocolate y un grupúsculo evangélico cristiano (CFT) cuya sección suiza está presidida por su padre Jürg Läderach. CFT milita abiertamente en contra de la comunidad LGBT, contra la pornografía, contra el aborto e incluso contra la saga de Harry Potter.

Con sede en Bilten, en el condado de Glaris, la empresa Läderach asegura practicar la tolerancia cero con respecto a... la discriminación. El personal de Swiss – concretamente la tripulación LGBT – no se cree una palabra y se ha movilizado contra estos chocolates de la discordia y de la intolerancia.

Nada de racismo, pero los suizos adoran el chocolate blanco. ©Elli O. / Unsplash

Swiss distribuía los chocolates Läderach desde hace unos diez años. ¿Qué chocolates podrían sucederlos a bordo de los aviones? La filial de Lufthansa todavía no ha dado ningún nombre, pero tiene donde elegir.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg