¿Y si el coronavirus tuviera como resultado la cancelación masiva de Gay Prides?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

¿Y si el coronavirus tuviera como resultado la cancelación masiva de Gay Prides?

[blogMensGo, blog gay del 07-03-2020] Aunque por el momento no se han registrado casos graves de coronavirus (Covid-19) en Suiza, el poder ejecutivo ha prohibido cualquier manifestación de más de 1000 personas entre el 28 de febrero y el 15 de marzo de 2020. En Francia, en el momento en que se redactan estas líneas, cuatro personas han muerto por el Covid-19 (o por alguna enfermedad oportunista ligada al Covid-19) y las manifestaciones en espacios cerrados con al menos 5000 personas han sido prohibidas. En otras palabras, si las medidas de prohibición temporal se prolongaran, la celebración de los Gay Pride de Suiza, Francia y otros lugares correría peligro.

De momento no hay muertos en Suiza, pero ¿durará? © statistichecoronavirus.it

Coronavirus y consecuencias

En el momento de redactar estas líneas, Suiza no registra ninguna muerte debido a Covid-19. De las 93 personas infectadas (unas cuatro veces más que dos días antes), ninguna está grave y tres de ellas ya se han recuperado. ¿Por qué entonces una medida tan radical y un umbral tan bajo? La respuesta tiene más que ver con la geografía que con la medicina: Suiza tiene frontera directa con Italia y Alemania, donde la epidemia del Covid-19 es mucho más preocupante.

El 4 de marzo, el Covid-19 ya había matado a 82 personas en Italia e infectado a 2634, de las cuales 229 de gravedad. En Alemania ha habido 244 contagios, incluidos 2 graves, pero ninguna muerte. Es decir que Suiza está sometida cada vez a más presión. El poder ejecutivo helvético (Consejo federal) presentó la medida de la prohibición aunque el ministro de Sanidad solo registraba unos quince casos positivos y un centenar de personas en cuarentena.

En Francia, también fronteriza con Alemania e Italia, el umbral de prohibición para las manifestaciones se ha establecido en 5000 participantes tras la segunda muerte de 130 contagios, cuando todavía quedaban 9 casos graves por tratar (el 4 de marzo se registraban 4 muertes y 212 personas infectadas). Las razones de este umbral más elevado responden a desafíos económicos más importantes en Francia que en Suiza y a la menor proximidad de Alemania e Italia en comparación con el territorio hexagonal.

Además del número de participantes, los criterios de prohibición también responden a la noción de espacio cerrado. Una vez más, una noción de geometría variable. ¿Qué es un espacio cerrado? ¿Los viajeros en un tren se mueven en un espacio menos cerrado que los espectadores de un maratón y de un partido de fútbol en el estadio?

Sea como fuere, Suiza ya ha cancelado el Salón del automóvil de Ginebra. Otros grandes acontecimientos económicos y deportivos también corren el riesgo de ser cancelados en ese país. En ese caso, la ley suiza sobre epidemias no ofrece ninguna compensación a los organizadores de tales eventos. Por otra parte, se han cancelado prestigiosas ferias del libro en Leipzig, París y Londres.

La temporada de Gay Prides corre peligro

¿De verdad hace falta anular los acontecimientos más populares? La República checa ha optado las medias tintas: celebrar a puerta cerrada ciertos encuentros deportivos antes que anularlos. De ese modo, las pruebas de biatlón se desarrollarán como estaban previstas en Nové Město, del 5 al 8 de marzo de 2020, pero sin espectadores. En cambio, los deportistas sí estarán allí, incluso aunque vengan de Rasun Anterselva, en Italia, donde se disputó la anterior ronda de la Copa del Mundo.

¿Y si la propagación del Covid-19 supusiera la anulación de los Gay Pride en los países afectados? La temporada de desfiles arcoíris suele concentrarse en mayo y junio, al menos en Francia. Pero ¿qué ocurre con el Gay Pride de Tignes, cuya próxima edición está programada para el 19 de marzo de 2020 en el marco del European Snow Pride (14-21 de marzo)?

La idea de organizar eventos a puerta cerrada, como las pruebas de biatlón de Nové Město, no tiene ningún sentido en un Gay Pride. ¿Organizar un desfile y prohibir asistir al público? Es como organizar un concierto sin espectadores o celebrar una misa religiosa sin fieles.

Solo el tiempo dirá si el coronavirus acaba afectando a los principales Gay Pride. Aún es pronto para hacer pronósticos. Pero el riesgo, sobre todo económico, es considerable; en Suiza más que en otros lugares, puesto que la prohibición de las manifestaciones no está indemnizada, como ya dijimos al principio.

Ginebra, Zúrich y Bulle aguantan la respiración

Tomemos como ejemplo el Geneva Pride. En 2019 fue así:

El siguiente Desfile del Orgullo está programado para el 4 de julio de 2020 en Ginebra. Una posible anulación no solo echaría por tierra los esfuerzos de las entidades implicadas, a título directo o indirecto, en la organización: patrocinadores, agencias de turismo, hoteles y demás empresas locales, periodistas y fotógrafos, etc. El efecto sería aún más desastroso para la comunidad LGBT, que se vería privada del megáfono más mediático de todos. Para la comunidad LGBT, pero también y sobre todo para sus esfuerzos de comunicación, de prevención y de defensa. Porque, aunque los suizos votaran en febrero de este año a favor de una protección judicial contra la homofobia, aún queda mucho por hacer para establecer allí una verdadera igualdad de derechos entre todos los ciudadanos, sea cual sea su identidad de género o su orientación sexual.

Lo mismo podría suceder un poco más pronto, el 20 de junio, para el Zurich Pride 2020. El desfile de este año tiene como eslogan Bekenne Farbe gegen Hass, que podríamos traducir como Izar los colores contra el odio.

Esperemos que el Covid-19 haya sido erradicado de aquí a 2022. Porque ese año se celebrará un Gay Pride en la Suiza francófona por segunda vez fuera de una capital de cantón (la vez anterior fue en Biel en 2008). Será en el municipio de Bulle, capital del distrito de Gruyère, situado también en el cantón de Friburgo.

2022 queda lejos. Y para entonces lejos estará también el coronavirus, esperemos que sea así para Bulle, para su primer Gay Pride y para el conjunto de la comunidad.

Entretanto, podemos disfrutar aquí con el vídeo oficial del Zurich Pride 2020, cuya banda sonora es particularmente eficaz...

Entre la peste y el sida

Terminemos este largo artículo con dos referencias a otras pandemias que no son el coronavirus.

Desde que la situación epidemiológica se ha vuelto alarmante, las librerías – un poco en Francia y sobre todo en Italia – constatan un creciente interés de la clientela por La Peste de Albert Camus. Allí encontramos la evocación de una epidemia, la de la peste bubónica, pero se trata de una evocación a la vez ficticia y metafórica. Nada que ver con una « verdadera » peste o con el coronavirus: la peste de la que habla Camus es una metáfora del nazismo, de su expansión y de la lucha contra este cáncer intelectual. Quizá no sea casualidad que el nazismo y el fascismo fueran calificados en retrospectiva como peste negra.

Recordemos que los fanáticos religiosos aseguraban – algunos todavía lo hacen – que el sida era un castigo de Dios contra la homosexualidad y los homosexuales. ¿El coronavirus en todas sus formas, en particular el Covid-19, es un castigo de Dios contra quién y contra qué? Presentimos que algunos querrán ver una intervención divina contra todo aquello que les molesta. Sus interpretaciones alucinadas sin duda encontrarán la manera de introducir la homofobia aquí o allá... si el coronavirus les deja tiempo.

Philca & carram / MensGo

No hay comentarios

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg